domingo, 30 de septiembre de 2012

ACTUALIZACIÓN SOBRE INFLUENZA EQUINA Patricio Berríos E. 2012

ACTUALIZACIÓN SOBRE INFLUENZA EQUINA. ÚLTIMOS CASOS EN CHILE Y EN EL MUNDO Charla dicatada en el II Congreso Nacional Estudiantil de Actualización en Medicina veterinaria. Chillán 29 de septiembre 2012 Patricio Berríos Etchegaray Médico Veterinario, Ph. D pbetch19gmail.com Introducción Influenza equina (IE) es una enfermedad infectocontagiosa que afecta las vías respiratorias superiores de los equinos y se caracteriza por ser de aparición repentina y epizoótica. La IE es muy contagiosa, se transmite vía aerógena por aerosoles en toses y estornudos. El período de incubación es corto entre 2 y 4 días. El agente etiológico el virus de la IE presenta dos subtipos: a/equi/1/Praga 56 (H7 N7) y a/equi/2/Miami 63 (H3 N8) que no tienen reacción antigénica cruzada. El subtipo H7 N7 no se ha detectado en el mundo desde 1980. El subtipo H3 N8 presenta actualmente dos linajes, uno europeo (euroasiático) y el otro americano (Kentucky), con cinco clades. El sublinaje Florida presenta dos clades 1 y 2 (Myers y Wilson, 2006). En la IE se aprecia abundante rinitis, lacrimación, alza térmica (entre 39 y 41º C), decaimiento, inapetencia y tos seca. La mucosa respiratoria se presenta congestiva con faringitis, laringitis y traqueitis. La recuperación ocurre entre 7 y 10 días. Para su diagnóstico se utilizan muestras nasofaríngea profunda, tomadas en la fase febril de la enfermedad. El aislamiento viral se realiza por inoculación en huevos embrionados de gallina, vía saco alantoídeo. Se recolecta líquido alantoídeo y se verifica hemoaglutinación con eritrocitos. Para la tipificación viral se utilizan sueros patrones mediante la prueba de inhibición de la hemoaglutinación. En el caso de no poder aislar el virus se procede a utilizar el método de seroconversión o alza diagnóstica (Daly et al, 2010). Las vacunas anti influenza equina se preparan en huevos embrionados y se inactivan con formalina. Su respuesta es rápida y dura un par de meses con títulos de anticuerpos protectivos. La vacuna preparada en Chile es bivalente y utiliza virus chilenos. Otros tipos de vacunas de segunda generación corresponden a una vacuna ts que se aplica por vía intranasal, y la subunitaria que se prepara con subunidades del virus (Ha y Na). Según Wilson et al. : En potrillos aplicar 1ª dosis entre los 3 y 6 meses de edad; una 2ª dosis entre 4 y 7 meses de edad; una 3ª dosis entre los 5 y 8 meses de edad. Repetir a intervalos de 3 meses. En yeguas: aplicar la vacuna en base anual con una dosis de refuerzo 4 a 6 semanas antes del parto. La influenza equina en América El subtipo H3 N8 se ha reportado en América, con una presentación cíclica y en verdaderas ondas epizoóticas continentales: -1963 USA, Canadá, Brasil, Uruguay y probablemente Chile - 1966 México - 1969 Brasil - 1981 USA (Kentucky) - 1985 USA (Miami), Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. - 1991 Colombia - 1992 Chile - 1993 Argentina - 2001 Brasil - 2006 Chile - 2007 USA - 2012 Chile, Uruguay y Argentina. Influenza equina en Chile En chile se han reportado seis grandes brotes de IE concomitantes con pandemias en USA y Argentina 1. 1963 (Junio): Santiago y Concepción. H3 N8? 2. 1977 (Enero): La Serena a Puerto Montt. H7 N7 3. 1985 (Diciembre): Santiago a Linares. H3 N8 4. 1992 (Enero): Quillota, Viña, Santiago. H3 N8 5. 2006 (Junio): Quillota, RM, Linares, Araucanía … H3N8 6. 2012 (Enero): Los Andes, hasta Chiloé H3 N8 - Brote de influenza equina 1963 (Fuchslocher et al, 1963) Se presentó en forma brusca en Santiago en junio de 1963, y duró un mes. A Concepción llegó a fines de junio posiblemente en dos caballos procedentes de Santiago, y afectando a 300 de los 400 caballos del Club Hípico. Los síntomas fueron: hipertermia, conjuntiva inyectada y epífora; exudado nasal bilateral y tos seca. La enfermedad se presentó en animales de trabajo y en FS de Carrera. No se aisló el virus actuante. Según Fuchslocher, en 1957 se había presentado un cuadro similar al de influenza equina y él recordaba que en 1936 había ocurrido una enfermedad similar (Berríos y Celedón, 1992). - Brote de influenza equina 1977 (Casanova et al, 1977; Muñoz et al, 1977) El virus, tipificado como H7N7 llegó desde Argentina a fines de enero de 1977, extendiéndose hasta La Serena y Puerto Montt, incluyendo Chiloé continental, Coyhaique y Aysén. Este brote fue calificado como de inusitada intensidad causando cuantiosa pérdidas económicas debido a los programas de carreras no realizados. Estimándose una pérdida de $11.830.000 en cinco instituciones hípicas. Cabe señalar que en 8.283 animales encuestados sólo el 8,7% estaba vacunado. Entre 88 y 100% de los animales no vacunados presentaron síntomas clínicos de la enfermedad. - Brote de influenza equina 1985 (Berríos et al, 1986). Se inició en diciembre de 1985, extendiéndose desde Santiago hasta Rancagua, Talca y Linares. La tasa de ataque fue muy alta y con baja letalidad. Sin embargo, se consideró que los síntomas clínicos fueron más severos que en el brote de 1977. El virus actuante fue tipificado como H3 N8 lo que se confirmó por seroconversión. Circunstancialmente se detectaron títulos de anticuerpos contra el H7 N7 en animales no vacunados. Posiblemente el virus ingresó a Chile desde Argentina (Fain Binda, 1990). - Brote de influenza equina 2006 (Muller et al, 2006; Méndez et al, 2006). La enfermedad se presentó en junio y julio en San Bernardo, Quillota, Linares y región de la Araucanía. Virus actuante fue tipificado como H3 N8 (A/eq/Lonquen/06). IE típica con algunos muertos… afectó a animales vacunados y no vacunados (Enrique Pinto: Comunicación personal). En este brote quedó sin aclaración el origen del virus a Chile ¿Cómo llegó el virus al país? - Brote de Influenza equina 2012. Se inició en Los Andes con dos casos de enfermedad respiratoria; el virus causante fue tipificado como H3 N8 y denominado cepa Chicureo (María O. Celedón: Comunicación personal). En este brote los casos se extendieron hasta Chiloé. Influenza equina. Un posible caso en humanos en Chile Un posible caso de transmisión de influenza equina desde caballos al hombre fue descrito en 1973. Durante el desarrollo de su tesis, el estudiante investigador sufrió un fuerte estado gripal con fiebre de 40º C, rinitis, tos, disnea, aumento del volumen de los ganglios submaxilares, con dolor y dificultad en la deglución. El cuadro gripal le duró 5 días y 14 días después se tomó una muestra de sangre. En la prueba de IHA el título obtenido fue de 2.560. En esta prueba se utilizó como antígeno el virus aislado de los caballos enfermos, supuestamente un virus de la IE, el que no fue tipificado. Por esta razón sólo se puede suponer que pudo haber sido el subtipo equino 2 (H3N8) o el subtipo humano H3N2 presente en Sudamérica y en Chile. Otras posibles virosis equinas son fácilmente descartables por la etiología, sintomatología, edad de los animales afectados, propiedades del virus actuante como la capacidad de hemoaglutinación y edad de los afectados. Finalmente, cabe señalar que no existen antecedentes ciertos sobre la presentación de IE en seres humanos en el mundo (Berríos, 2005) Influenza equina 1872 En Markham, Ontario se reportó un brote panzoótico de enfermedad respiratoria equina en septiembre de 1872. Brote que se extendió a USA, México y Nicaragua afectando a mulas, caballos y jacks (Judson, 1873). La panzootia fue explosiva pero se extinguió rápidamente, para reaparecer en 1880 y 1881, 1900 y 1901, 1915 y 1916. La gripe equina en el continente norteamericano causó estragos en el sistema productivo norteamericano en que la mayor parte del comercio y transporte urbano utilizaba la fuerza de las mulas, además que los tranvías de las grandes urbes se paralizaron como ocurrió en Nueva York. Se ha sugerido que esta panzootia fue una causa más de cuantas se confabularon para que se produjera la primera gran depresión global de la economía en septiembre de 1873 (Judson, 1873) Virus influenza equina H3 N8 en perros Se describe este tipo de virus influenza equino en perros Greyhounds de Florida, USA, 2004 (Crawford et al, 2005). Actualmente la enfermedad se ha descrito en 35 estados de USA. La vacuna, elaborada a partir de virus inactivados, ha demostrado reducir la incidencia y la gravedad de las lesiones pulmonares, así como la duración de la tos y la diseminación del virus. Esta vacuna tiene una licencia condicional. En 2005 se describe la transmisión interespecies del virus IE desde caballos infectados experimentalmente a perros mantenidos en estrecho contacto (Yamanaka et al., 2009) No hay pruebas de que las personas pueden contagiarse con el virus H3 N8 de los perros. Pero sí se ha descrito perros con el virus humano H1 N1. Incluso en Corea 2007 se reporta H3 N2 en perros. Últimos botes de IE en el mundo Los últimos brotes de IE se han descrito en SudÁfrica 2003 ,USA 2007, Japón 2007, China 2008, Mongolia 2008, Egipto 2008, India 2009. Todos ellos causado por el virus H3 N8 sublinaje Florida clade 1 y 2 (Bryant et al, 2011). Último gran brote de influenza equina en el continente australiano en 2007 Australia fue siempre un continente libre de IE hasta 2007, fecha en que apareció el brote de IE afectando a 10. 651 establecimientos hípicos con 76.000 caballos infectados (Watson, J. et al., 2011). Se describe la triada de signos y síntomas: fiebre, tos y exudado nasal. En términos generales se observó una cierta variabilidad en la presentación clínica de los animales infectado, siendo más grave en yeguas preñadas (Gilkerson, 2011). La curva epidémica indica un 100% de incidencia en 9 días, con una alta contagiosidad propia de animales no vacunados y sin experiencia con IE (Morton, Dups y Qwyer, 2011). Los costos del brote de IE en Australia alcanzaron un millón de dólares australianos. Luego de estrictas medidas sanitarias el continente australiano es considerado actualmente como libre de la enfermedad. Vacunas contra la influenza equina Las vacunas utilizadas en la prevención de la IE son inactivadas, preparadas con virus vivo atenuado, y mediante recombinación genética. En términos generales estas vacunas confieren una rápida respuesta inmune, pero, los títulos de anticuerpos específicos declinan a los 3 meses, de ahí la recomendación de vacunar 2 o 3 veces al año. En Chile se han realizado al menos cuatro trabajos que investigaron la respuesta inmune en caballos vacunados contra la IE. En 1978 se estudió una vacuna nacional preparada con el virus A/equi/1 Santiago, Chile/77. En cobayos inmunizados con esta vacuna, se encontraron títulos de anticuerpos inhibidores de la hemoaglutinación (IHA) entre 128 y 256. En caballos inmunizados 15 días antes se detectaron títulos de anticuerpos IHA entre 32 y 1024, a los 30 días promedios entre 64 y 512, para descender, a los 50 días de la vacunación, a valores entre 16 y 512. En 1979, 24 equinos se inmunizaron con vacuna cuádruple, encontrándose a los 14 días post vacunación, títulos IHA entre 40 y 320, valores que descendieron a los 28 días a 20 y 160. La respuesta inmune post vacunación después de una segunda y tercera aplicación entregó resultados semejantes aunque más bajos (Berríos y Celedón, 1992). En 1990 se estudió la respuesta serológica frente a una vacuna bivalente que contiene las cepas del virus IE nacionales, encontrándose títulos IHA entre 143 y 490 a las dos semanas de la vacunación, títulos que fueron bajando llegando a valores de 75 y 243 en la semana 39 de la experiencia. Recientemente en 2011, se realizó un estudio en 10 caballos inmunizados con una vacuna nacional y otros 10 con una extranjera, detectándose una baja respuesta serológica con títulos IHA entre 8 y 32, después de 3 meses de la aplicación (Jiménez, 2010). En Croacia (2004) se presentó un cuadro de IE que afectó a animales vacunados y no vacunados, explicándose la falla vacunal debido a cambios antigénicos menores y acumulativos en la cepa de campo actuante (Barbic et al, 2009; Kannegieter, 2011). Según Bryant et al (2011) se deben incluir en las actuales vacunas contra la IE los clades 1 y 2 del linaje Florida. Por otra parte se acepta que las vacunas recombinantes (utiliza el poxvirus del canario como vector) son mejores que las inactivadas induciendo una respuesta inmune más rápida y acortando el período de excreción del virus a 14 días (Garner et al, 2011). Algunos autores recomiendan no incluir el subtipo H7N7 en las vacunas anti IE. Bibliografía Barnic, L., J. Madic, N. Turk, J. Daly. 2009. Vaccine failure caused an outbreak of equine influenza in Croatia. Vet. Micro 133: 164 – 171. Berríos, P., M. O. Celedón. 1992. Influenza equina en Chile (1963 – 1992). Av. Cs. Vet. 7(1): 9 – 26. Berríos, P. 2005. Influenza equina en Chile (1963 – 1992). Un posible caso en un ser humano. Rev. Chil. Infect. 22(1): 33 – 36. Bryant N. A. et al. 2011. Isolation and characterisation of equine influenza viruses (H3 N8) from Europe and North America from 2008 to 2009. Vet. Micro. 147: 19 – 27. Crawford et al. 2005. Transmission of equine influenza virus to dogs. Science 310: 482 – 485. Daly, J. et al. 2010. A review of an unpredictable virus. Vet. J. 189: 7 -14. Garner, M. G., et al 2011. Evaluation the effectiveness of early vaccination in the control or eradication of equine influenza- A modeling approach. Preven. Vet. Med. 99: 15 -27 Gilkerson, J. R. 2011. Equine influenza in Australia: a clinical overview. Aust. Vet. J. 89 (Suppl 1): 11 – 31. Judson A. 1873. History and course of the epizootic among horses upon the North American continent in 1872–1873. Public Health Pap Rep [American Public Health Association]. 1:88–109. Méndez, P.,A. García, V. Moreno, C. Mathieu. 2006. Brote de influenza equina 2006. Bol. Of Vet. SAG Chile Nº 7 Morton, J. M., J. N. Dups, N. D. Anthony, J. F. Dwyer. 2011. Epidemic curve and hazard function for occurrence of clinical equine influenza in a closed population of horse at a 3 days event in Southern Queensland, Australia. Aust. Vet. J. 89 (Suppl 1): 86 -88. Muller, I., B. Jaureguiberry, P. Valenzuela. 2005. Isolation, sequencing and philogenetic analysis of the haemagglutin, neuroaminidase and nucleoprotein genes of the chilean equine influenza virus subtype H7 N7 and H3 N8. Biol. Res 38: 55 – 67. Muller, I., E. Pinto, M. Santibañez, M.O Celedon, P. Valenzuela. 2009. Isolation and characterization of the equine influenza virus causing outbreak in Chile. Vet. Micro 137: 172 – 177. Myers, C., D. Wilson. 2006. Equine influenza virus. Clin Tech. Equine Pract. 5: 187 – 196. Watson, J., et al. 2011. Isolation and characterization of an H3 N8 equine influenza virus in Australia. Austr. Vet. J. 89 (Suppl 1) 35 – 37. Wilson, W. et al. 1995. Guidelines for vaccination of horses. J. Am. Vet. Med. Assoc. 207 (4): 426 – 431. Yamanaka, T. et al. 2009. Interespecies transmission of equine influenza virus (H3 N8) to dogs by close contact with experimentally infected horses. Vet. Micro 139: 351 - 355

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada