sábado, 11 de octubre de 2014

ENFERMEDAD POR EL VIRUS DEL ÉBOLA Patricio Berríos y Betsy Pincheira. 2014

ENFERMEDAD POR EL VIRUS DEL ÉBOLA

Patricio Berríos E. y  Betsy Pincheira L.


La enfermedad por el virus del Ébola (EVE), anteriormente conocida como fiebre hemorrágica del Ébola,  es una enfermedad  infecciosa muy grave, con una tasa de letalidad de hasta un 90% en seres humanos. África ha sido el continente mayormente afectado hasta la actualidad.  La EVE es una enfermedad zoonótica transmitida a los seres humanos por contacto directo a través de los fluídos corporales de animales vivos o muertos infectados. Los primeros síntomas de la EVE incluyen la aparición repentina de fiebre, debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza y de garganta. Más tarde progresan a vómitos, diarrea, alteración de la función renal y hepática, y hemorragia a veces interna y externa.

El primer brote registrado de  la EVE ocurrió en Sudán (por el llamado subtipo Ébola Sudán), cerca de la frontera con la República Democrática del Congo, entre junio y noviembre de 1976  (WHO International Study Team,  1978),  y un segundo brote se produjo en la misma región 3 años más tarde, entre julio y octubre de 1979. Esta enfermedad previamente desconocida fue nombrada así por el río Ébola, que está  cerca de Yambuku.  Después de 15 años en los que no se registraron nuevos casos, EVE resurgió en 1994 por un período de 3 años. Esta nueva etapa se caracterizó por la identificación de un nuevo subtipo de virus Ébola denominado  Ébola  Costa de Marfil, y por una escalada de brotes por Ébola Zaire.

Con respecto a Ébola Zaire, el primer brote de este período se produjo en la ciudad de Kikwit, a unos 500 km de Kinshasa (capital de la República Democrática del Congo), mientras que otros  tres brotes ocurrieron en el noreste de Gabón: en Mekouka entre 1994 y 1995, Mayibout a principios de 1996, y  entre 1996 y 1997. Aunque no hay evidencia, los brotes en las personas son sospechosos de estar vinculados a una drástica disminución registrada en grandes  primates en el bosque Minkébé. De hecho, Lahm (2000) reportó una disminución de 90%  de gorila y el 98% de chimpancés en comparación con sus observaciones anteriores en la misma zona,  antes de  las epidemias de EVE  de 1994 y 1996.

Según Pourrut et al (2005) Ébola Reston se originó en Asia y nunca se ha reportado que cause enfermedad en humanos, aunque  los otros tres subtipos circulan en el subcontinente africano y son patógenos para los seres humanos, causando una enfermedad específica hemorrágica febril. Después de un periodo de incubación de  12 días, las víctimas desarrollan rápidamente fiebre alta, diarrea, vómitos, trastornos respiratorios y hemorragias. Sobreviene la muerte dentro de  pocos días. Las tasas de letalidad son alrededor del 80% con Ébola Zaire y  50% con Ébola Sudán.

Desde el descubrimiento del virus del Ébola en 1976, han ocurrido 13 brotes humanos en África (nueve por Ébola Zaire y cuatro por Ébola Sudán) y dos casos aislados (debido a  Ébola  Zaire y Ébola Costa de Marfil). Estos brotes tuvieron lugar durante tres períodos distintos (tres entre 1976 y 1979, cuatro entre 1994 y 1997, y seis entre 2000 y 2004). En total, el virus del Ébola infectó  unas 1850 personas y causó casi 1300 muertes. Los diferentes subtipos de virus del Ébola mostraron un cierto patrón geográfico, Ébola Costa de Marfil que afecta a África occidental, Ébola Sudán al este de África, y Ébola  Zaire a África central. La aparición recurrente de Ébola Zaire desde mediados de la década de 1990 en Gabón y la República del Congo han sido las más monitoreadas ​​y  han entregado claves sobre la relación entre los seres humanos y la mortalidad  de animales  silvestres. En cada caso de brote humano, simultáneamente las poblaciones de primates no humanos más cercanos han experimentado grandes descensos  en ciertos bosques,  cayendo en más de un 90% en pocos años o meses (Bermejo et al, 2006).

Desde el año 2000, varios brotes de Ébola Zaire ocurrieron en un área relativamente limitada: la región de la frontera de Gabón y la República del Congo. Se registraron brotes sucesivos en Mekambo y Makokou, Gabón (octubre de 2001); Ekata y Olloba, en la República del Congo (noviembre-diciembre de 2001). El distrito y pueblo de Mbomo, República del Congo (entrada del Parque Nacional Odzala) sufrieron 3 brotes sucesivos: marzo de 2002; diciembre del 2002 a mayo del  2003; y octubre a diciembre del 2003. El origen de estos brotes está bien documentado, y todos (algunos de los cuales tenían múltiples fuentes) se produjeron después que las personas habían manipulado cadáveres de animales  del bosque (principalmente gorilas, chimpancés y antílopes). En el Santuario de Lossi  (sur de Mbomo), el 91% de los gorilas conocidos individualmente en grupos de estudio de Bermejo  desaparecieron entre octubre de 2002 y enero de 2003; y el 95,8% de los individuos en los grupos recién monitoreados fueron diezmados entre octubre del 2003 y  enero del 2004 (Bermejo y cols., 2006).

Extrapolando a partir de transectos de mayor alcance que llevaron a cabo, Bermejo y sus colegas concluyen que en una región de  2700 km2 que rodea el Santuario de Lossi, aproximadamente 5000 gorilas habían sucumbido a la epidemia actual. Más al norte, dentro del Parque Nacional Odzala,  la EVE estalló en  el sitio de estudio Lokoué  en diciembre de 2003, la epidemia se extendió por casi un año, y acabó con  alrededor del 95% de los cerca de 377 gorilas identificados que antes frecuentaban el claro. Devos et al.,  informaron que en gorilas y  chimpancés la tasa de encuentro de nido disminuyó en el bosque de los alrededores entre  80 y 85%.

En este período también se observó un resurgimiento del Ébola Sudán, en Uganda entre octubre del 2000 y enero del 2001, y en Sudán, cerca de los sitios donde hubo brotes anteriores de 1976 y 1979,  en mayo-junio del 2004.

La propagación de la EVE entre y dentro de los países vecinos que registran la mayoría de los casos,  Guinea, Liberia, Nigeria  y Sierra Leona,  se debe a la alta circulación transfronteriza del virus del Ébola.  Los principales hechos que han dificultado un cabal conocimiento de la EVE son: la actual naturaleza multifocal del brote, la falta de detección de casos en áreas urbanas, las creencias y prácticas culturales propias de las  comunidades afectadas, que  favorecen la propagación e incluso ponen en peligro la seguridad de los equipos de respuesta, la pérdida de una masa crítica de trabajadores de atención de salud afectados por la  EVE, por prácticas no óptimas de prevención y control de infecciones, y la existencia de cadenas de transmisión aún no detectadas.
En el último reporte, de la OMS 2014,  se informa que 1.799 personas se han contagiado y 961 han muerto en el peor brote de la EVE que se haya visto hasta ahora en la región de África Occidental.  En la epidemia actual en África Occidental, el virus del Ébola ha contagiado hasta el momento a 3.069 personas, de las que 1.552 han fallecido, según el último recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS).      Hasta el 13 de agosto, la OMS registró 2.127 casos de EVE y 1.145 muertes en: Guinea: 380 muertos en 519 casos; Liberia: 413 muertos en 786 casos; Sierra Leona: 348 muertos en 810 casos y Nigeria: 4 muertos en 12 casos. 

El 8 de agosto de 2014, la  OMS decretó la situación como "emergencia pública sanitaria internacional" y recomendó medidas para detener su transmisión en medio de la expectante preocupación mundial ante el riesgo de pandemia global. Entre ellas, pedía a los países donde se habían detectado afectados que declarasen emergencia nacional y hacía un llamado a la solidaridad internacional.
Etiología
El virus causante pertenece al  género Ébolavirus, familia Filoviridae (filovirus), Orden Mononegavirales.  El género Ébolavirus comprende 5 especies distintas: Bundibugyo Ébolavirus (BDBV), Zaire Ébolavirus (EBOV), Reston Ébolavirus (RESTV), Sudán Ébolavirus (SUDV) y Bosque Tai Ébolavirus (TAFV).  Tanto el virus del Ébola como el virus de Marburgo son virus pleomórficos, cuyos viriones  suelen presentar formas filamentosas con longitudes de hasta 14000 nm con  un diámetro de aproximadamente 80 nm. El genoma del virus consiste en una molécula única de ARN monocatenario lineal de polaridad negativa  que tiene la información codificada para  siete proteínas  estructurales que forman el virión y  que está constituido por un   nucleoide  proteico con forma tubular (20 - 30 nm de diámetro) rodeado por una  cápside  helicoidal (40 - 50 nm),  a su vez recubierta  por una envoltura viral. 
La glicoproteína viral (GP) juega un papel importante en la entrada del virus a la célula (Takada et al, 2012). 
El virus del Ébola está clasificado como un agente de   bioseguridad de nivel 4, así como de Categoría A  como  agente de  bioterrorismo  por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Transmisión

El   virus del Ébola se transmite por contacto directo con   fluidos corporales  infectados como sangre, saliva, sudor, orina  o vómitos de animales o humanos, vivos o fallecidos. La infección de seres humanos puede provenir de cadáveres de animales como gorilas (Gorilla spp), chimpancés (Pan spp), duikers (Cephalophus spp), de otros seres humanos y de perros infectados asintomáticos.
 Los pacientes son contagiosos mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. El virus del Ébola se ha aislado en el semen hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad en un caso de infección contraída en  laboratorio.

Hospederos

Los murciélagos  frugívoros, de la familia Pteropodidae, Hypsignathus  monstrosus,   Epomops franqueti  y Myonycteris torquata, son posiblemente los hospederos naturales del virus del Ébola en África.  
Aunque los primates no humanos han sido una fuente de infección para las personas, se cree que no son el reservorio del virus, sino hospederos  accidentales, como los seres humanos. Desde 1994 se han registrado brotes de EVE causada por las especies EBOV y TAFV en chimpancés y gorilas.
Durante la última década, la cepa Zaire del virus Ébola (ZEBOV) ha surgido repetidamente en Gabón y Congo. Cada brote humano se ha visto acompañada por los registros de cadáveres de gorilas (Gorilla gorilla) y chimpancés (Pan troglodytes) en los bosques vecinos, pero tanto la magnitud de la mortalidad en los primates no humanos y el papel causal de ZEBOV han sido objeto de acalorados debates. Se tienen datos que sugieren que en 2002 y 2003 ZEBOV acabó con  unos 5000 gorilas en el área de estudio (Bermejo et al, 2006).

El virus RESTV ha causado brotes de EVE graves en macacos cangrejeros (Macaca fascicularis) criados en Filipinas. Asimismo se ha detectado en primates no humanos importados de Filipinas a los Estados Unidos en 1989, 1990 y 1996, y a Italia en 1992. Desde 2008, el virus RESTV se ha detectado en varios brotes epidémicos de una enfermedad mortal en cerdos en Filipinas y China. También se han notificado casos de infección asintomática en cerdos, pero las inoculaciones experimentales han revelado que este virus no causa enfermedad en el cerdo.
Presentación clínica
El  periodo de incubación varía entre 2 y 21 días, aunque generalmente es de 5 a 12 días.
La EVE es una enfermedad viral aguda grave que se  caracteriza por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Los resultados de laboratorio muestran disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como elevación de las enzimas hepáticas.
Los síntomas son variables, el inicio es  súbito y caracterizado por  fiebre  alta, postración,  -mialgia-  o dolor muscular severo,  artralgias, dolor abdominal y   cefalea.
En un lapso de una semana aparecen erupciones  en todo el cuerpo, frecuentemente hemorrágicas. Las hemorragias se presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el infectado sangre tanto por la boca como por el  ano, y  los pacientes generalmente mueran por  shock   hipovolémico debido a la pérdida de sangre.
Diagnóstico
Antes de establecer un diagnóstico de EVE hay que descartar  paludismo,  fiebre tifoidea,  shigelosis, cólera, leptospirosis,  peste, rickettsiosis, fiebre recurrente, meningitis,  hepatitis y otras fiebres hemorrágicas víricas.

Las infecciones por el virus del Ébola solo pueden diagnosticarse definitivamente mediante pruebas de laboratorio: prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA); pruebas de detección de antígenos; prueba de seroneutralización; reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR); aislamiento del virus mediante cultivo celular.

Las muestras de los pacientes suponen un enorme peligro biológico, y las pruebas tienen que realizarse en condiciones de máxima contención biológica.

Prevención y tratamiento
No hay vacuna contra la EVE. Se está ensayando con varias, pero ninguna está aún disponible para uso clínico. Los casos graves requieren cuidados intensivos. Los enfermos suelen estar deshidratados y necesitan rehidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos.
Tampoco hay ningún tratamiento específico, aunque se están evaluando nuevos tratamientos farmacológicos.

Cabe señalar que no existe un tratamiento aprobado específico ni vacuna con licencia disponible para el uso en seres humanos o animales. ZMapp es un “anticuerpo monoclonal”  murino, de ratones que han sido expuestos a fragmentos de virus. Los anticuerpos formados como respuesta en el organismo de los ratones fueron  utilizados para poder hacer el medicamento.  El tratamiento ZMapp demostró su efectividad en la recuperación de 18 primates infectados con el virus. 
La empresa canadiense Tekmira Pharmaceuticals ha  desarrollado un fármaco llamado TKM-Ebola el cual funcionó con resultado satisfactorio en primates no humanos. Ésta anunció que a principios de agosto de 2014 la  Food and Drug Administration recalificó el fármaco de “interrupción total” (full hold) a “interrupción parcial” (partial hold) en los ensayos clínicos, lo que significa que Tekmira puede usar el fármaco en experimentos limitados.

NewLink Genetics planea una fase inicial para examinar la efectividad de la vacuna en cien voluntarios. El laboratorio afirmó que su vacuna ha tenido una efectividad del 100% para prevenir la infección del Ébola en primates no humanos y que actúa con suficiente rapidez para demostrar efectividad en animales que habí­an recibido una dosis del virus tí­picamente letal.
GlaxoSmithKline está probando una vacuna Ebola NIAID/GSK basada en una cepa atenuada de un virus de resfrío en chimpancés, denominado chimpancé adenovirus tipo 3 (ChAd3). El adenovirus se usa como transportador (carrier) o vector, para entregar material genético benigno derivado de la especie de virus Ébola Zaire que ha causado el actual brote de Ébola en África del oeste. El material genético contenido en esta vacuna experimental no produce infección con ébola en un individuo vacunado.

Ébola en primates

Los gorilas se contagian chupando las mismas hojas o frutos que los murciélagos y a su vez infectan a los miembros de sus familias y de los grupos vecinos.
Un brote de EVE fue detectado en los chimpancés del Parque Nacional Tai (Costa de Marfil) en junio de 1994 (Formenty et al., 1999), y un etólogo se enfermó después de  realizar la necropsia a un chimpancé encontrado muerto en el bosque Tai. Fue el primer y único caso humano observado en África Occidental, y el único caso claramente atribuido a Ébola Costa de Marfil.  Se detectó que 25% de los 43 chimpancés en la comunidad estudiada murieron por el virus (Formenty et al., 1999).
Una evaluación serológica realizada de 1980 a 2000 en 790 primates pertenecientes a vente especies diferentes de Camerún, Gabón y República del Congo, revela que 12,9 % de los chimpancés silvestres presentan anticuerpos contra el virus del Ébola. Varias de las muestras positivas datan de antes de las primeras epidemias registradas en esos países. Estos resultados sugieren  por lo tanto que los chimpancés están regularmente en contacto con el antígeno y que algunos de ellos  se infectan con resultados no letales. La presencia de anticuerpos específicos, en muestras de animales recolectadas antes de las epidemias, significa que el virus del Ébola circulaba probablemente desde hace largo tiempo en los bosques de África Central. La detección de tales anticuerpos en otras especies de primates (5 driles, 1 zambo, 1 mandril, 1 cercopiteco) sugiere que la ecología del virus incluiría un amplio número de especies. La multiplicidad de las especies infectadas, sus sensibilidades diferentes al virus y la gran disparidad de sus modos de vida, revelan la complejidad de la circulación del virus  del Ébola en su medio natural. Asimismo estas observaciones indican  que una epidemia o casos esporádicos pueden surgir en cualquier momento en el conjunto de la subregión de África Central (Georges-Courbot et al, 1997)  

La variedad del Zaire del virus Ébola, el ZEBOV, ha diezmado  desde  el año 2001 a 5000 gorilas de llanura africanos, el 25% del total, y es la responsable de la desaparición del 95% de los que habían en el Santuario de Fauna de Lossi, en la República del Congo.
Cuatro poblaciones de primates no humanos monitoreados ​​ han sido afectadas y / o diezmado por la EVE, chimpancés del bosque de Tai, simios del bosque Minkébé, Lossi Sanctuary y Lokoué bai. Las cifras dadas son alarmantes como por ejemplo, sólo los brotes en Lossi, han acabado con casi tantos gorilas como los que sobreviven  de  toda la especie de gorila oriental (Gorilla beringei). Sin embargo,  Lossi representa sólo una pequeña fracción de los gorilas occidentales (Gorilla gorilla)  muertos por virus Ébola  Zaire en la última década: a causa de la dificultad de la detección de brotes en animales silvestres (poblaciones locales idealmente deben ser controlados antes, durante y después de un evento epidemia para poder detectar cambios en los números), es muy probable que ocurrieron otras mortandades entre los mamíferos de los bosques tropicales, pero no se han registrado, lo que significa que los hechos ahora reconocidos son muy probablemente una falta de representación del verdadero impacto del virus del Ébola en animales silvestres.

El temor actual es que la propagación del virus continúe entre las poblaciones de fauna silvestre. Los científicos aún no saben por qué y cómo el virus del  Ébola ha surgido de manera tan explosiva en los últimos años: está el virus latente en una reserva natural - una especie que habita el bosque tropical  que podría portar el virus sin conseguir enfermar de muerte? Se ha sospechado de los murciélagos como tal (Leroy et al., 2005). Y si es así, ¿cuáles son los parámetros ambientales que conducen a su estallido? (alteración de su hábitat, el cambio climático) O si el virus se propaga principalmente de un primate no humano infectado a sus contactos? …. Aunque ambos mecanismos de propagación probablemente juegan un papel importante,  actualmente están aumentando las evidencias  que los primates  de hecho transmiten el virus a los demás (Walsh et al, 2007.) dentro de un grupo social, entre los grupos sociales, e incluso entre especies. Esta amenaza a las poblaciones de primates que viven en el bosque contiguo es por lo tanto muy fuerte al considerar la  transmisión primate  a primate como un amplificador de brotes de Ébola. Las medidas de control deben tomarse tan pronto como sea posible para evitar  que las especies de primates, una vez abundantes y ampliamente distribuídas, puedan eventualmente reducirse a pequeñas poblaciones remanentes.

Utilizando modelos epidemiológicos que consideran efectos combinados del virus del Ébola y la caza en la persistencia de los gorilas, se predice una disminución del 97% de los gorilas dentro de 100 años ( Rizkalla,  Blanco-Silva y Gruver. 2007). 

Ébola en perros
Cabe asimismo señalar, que durante las últimas epidemias registradas en Gabón y en República del Congo, varios perros consumieron restos de animales infectados por el virus  del Ébola, sin por ello presentar signos clínicos visibles. Con el fin de confirmar que estos perros estuvieron efectivamente en contacto con el virus, los científicos buscaron la presencia de anticuerpos específicos del virus del Ébola en su sangre. El porcentaje de perros portadores de estos anticuerpos se incrementó de manera lineal y significativa a medida que los focos de epidemia se encontraban más cerca. De un  9%, en las dos ciudades más importantes de Gabón, la detección de anticuerpos pasó a un 25% en los poblados indemnes de la zona de epidemia, hasta alcanzar  un 32% en las poblaciones en donde ha sido posible detectar casos humanos imputables a una fuente animal infectada. Estos animales domésticos podrían por lo tanto infectarse y excretar el virus durante un tiempo determinado, convirtiéndose, de hecho, en una fuente potencial de infección para el hombre. Así se explicarían  ciertas infecciones humanas no aclaradas. Por lo tanto  hoy en día resulta necesario  evaluar el rol de los perros en la EVE  y considerar este riesgo en las medidas de lucha contra las epidemias. Asimismo estos animales podrían también ser utilizados como indicadores de la presencia del virus en las regiones en donde, además de la aparición de casos de mortalidad animal y humana, ningún signo externo puede indicar la presencia o no del virus.

Aparición de cepas y brotes de EVE

La  cepa Ébola-Zaire tiene la mayor tasa de mortalidad, hasta 90% en algunas epidemias, con una media de un 83%.
El primer brote tuvo lugar el 26 de agosto de 1976 en Yambuku, una ciudad del norte de Zaire (actualmente, República Democrática del Congo). El primer caso registrado fue Mabalo Lokela, un profesor de escuela de 44 años que volvía de un viaje por el norte del Zaire. Su alta fiebre fue diagnosticada como un caso de  malaria, y en consecuencia se le administró quinina. Lokela volvió al hospital cada día; una semana después, sus síntomas incluían vómitos incontrolables, diarrea sanguinolenta, dolor de cabeza, mareos y dificultades respiratorias. Más tarde empezó a sangrar por nariz, boca y ano falleciendo el 8 de septiembre de 1976, apenas 14 días después de manifestársele los primeros síntomas (WHO, 1978).
El Ébola-Sudán fue la segunda cepa clasificada del virus, en 1976. Aparentemente se originó entre los trabajadores de una fábrica de algodón en Nzara, Sudán, ya que el primer caso registrado fue uno de dichos  trabajadores. Sin embargo, los científicos que analizaron a todos los animales e insectos que se encontraban  en la fábrica, no pudieron encontrar ninguno que diese positivo al virus  del Ébola. El transmisor original aún se desconoce. La epidemia acabó causando 151 muertes entre las 285 personas que resultaron infectadas.
Ébola-Reston. Apareció en noviembre de 1989 en un grupo de cien macacos (Macaca fascicularis) importados desde Filipinas a Reston (Virginia), EE. UU.. Otro cargamento de macacos infectados fue también enviado a Filadelfia, EE. UU. Esta epidemia fue altamente letal en los macacos, pero no causó ninguna muerte entre los humanos. Sin embargo, 6 de los encargados de manipular los animales dieron positivo al virus, dos de ellos debido a una exposición previa. Más primates infectados con Ébola-Reston fueron enviados de nuevo a Reston y Texas en febrero de 1990. También se detectaron en 1992 en Siena (Italia) y en Texas de nuevo en marzo de 1996. Ningún humano fue infectado en estos últimos brotes.

El 23 de enero de 2009, el Gobierno de Filipinas anunció la detección de anticuerpos IgG contra el virus Ebola Reston (ERV) en una persona que podía haber estado en contacto con cerdos enfermos. El 30 de enero de 2009, el Gobierno anunció la detección de anticuerpos anti-ERV en otras cuatro personas: dos granjeros de Bulacán, otro de Pangasinán (las dos granjas, ambas en el norte de Luzón, estuvieron en cuarentena por haberse detectado infecciones porcinas por ERV) y un carnicero de un matadero de Pangasinán. El caso seropositivo anunciado el 23 de enero correspondió a una persona  que tenía una explotación doméstica de cerdos en Ciudad Valenzuela (un barrio del área metropolitana de Manila).

Unos 6000 cerdos de una explotación ganadera situada al norte de Manila fueron sacrificados para impedir la expansión de una epidemia del virus Ébola-Reston. Estos recientes casos en Filipinas representan la primera vez que el Ébola-Reston ha sido detectado en cerdos, y también la primera vez que se sospecha una transmisión del virus Ébola-Reston desde el cerdo al ser humano.

Ébola-Tai-Forest. Este subtipo de Ébola fue descubierto entre los chimpancés de los bosques de Thai en Costa de Marfil. El 1 de noviembre de 1994, se encontraron los cadáveres de dos chimpancés en este bosque. Las necropsias  revelaron que había sangre marrón en el corazón de los dos chimpancés, y que uno de ellos presentaba los pulmones encharcados de sangre. Los estudios de los tejidos tomados de los chimpancés arrojaron muchas similitudes con la cepa Ébola-Zaire que durante 1976 causó estragos en   Zaire y Sudán. Posteriormente, también  en 1994, se encontraron más chimpancés muertos, y muchos de ellos dieron positivo al virus del  Ébola tras utilizarse pruebas  moleculares. Se cree que el origen del brote fue la carne de algunos monos infectados de la especie Colobus roja que los chimpancés atacaban. Una de las científicas que llevó a cabo las necropsias de los chimpancés infectados contrajo Ébola. Desarrolló los primeros síntomas, similares al dengue o malaria, aproximadamente una semana después de realizar las necropsias. Fue transportada a  Suiza  para recibir tratamiento. Dos semanas después fue dada de alta, y seis semanas después de la infección estaba completamente recuperada.

Ébola Bundibugyo. El 29 de noviembre de 2007, el Ministro Ugandés de Salud confirmó que la fiebre hemorrágica   que había cobrado la vida al menos a 35 personas y que había infectado a 127 en  Uganda, había sido provocada por el virus del Ébola. Las muertes se registraron en la región de Bundibugyo, en la frontera con la    República Democrática del Congo. Tras analizar las muestras el Laboratorio Nacional de Estados Unidos , el Centro para el Control de las Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud confirmaron que se trataba de una nueva cepa del   virus del Ébola.

Ébola 2014. En 2014 surgió el mayor brote de la historia de esta cepa y también el mayor brote de Ébola hasta entonces, afectando inicialmente a Guinea-Conakry y expandiéndose posteriormente a Sierra Leona, Liberia y Nigeria.
El 8 de agosto de 2014, la OMS decretó la situación como "emergencia pública sanitaria internacional" y recomendó medidas para detener su transmisión en medio de la expectante preocupación mundial ante el riesgo de pandemia global. Entre ellas, solicitó a los países donde se habían detectado afectados que declarasen emergencia nacional y hacía un llamad a la solidaridad internacional.
La declaración se produjo al rondar la cifra de 1000 fallecidos por la epidemia que amenazaba con seguirse extendiendo tras fallar los mecanismos de contención iniciales. Los primeros afectados transportados oficialmente a   USA durante el brote, fueron llevados a  Atlanta para ser tratados con  Z Mapp, un suero experimental procedente de Ginebra que había dado resultados positivos en primates no humanos.

Cronología de los principales brotes de la enfermedad por el virus del Ébola

País
Ciudad
Casos
Muertes
Especies
Año
Rep. Dem. Congo
Yambuku
318
280
Ébolavirus de Zaire
1976
Sudán
Nzara
284
151
Ébolavirus de Sudán
1976
Rep. Dem. Congo
Tandala
1
1
Ébolavirus de Zaire
1977
Sudán
Nzara
34
22
Ébolavirus del Sudán
1979
Gabón
Mekouka
52
31
Ébolavirus  de Zaire
1994
Costa de Marfil
Bosque Tai
1
0
Ébolavirus de Bosque Taï
1994
Rep. Dem. Congo
Kikwit
315
250
Ébolavirus  de Zaire
1995
Gabón
Mayibout
37
21
Ébolavirus de Zaire
1996
Gabón
Booue
60
45
Ébolavirus  deZaire
1996
África del Sur
Johannesburg
2
1
Ébolavirus de Zaire
1996
Uganda
Gulu
425
224
Ébolavirus  de Zaire
2000
Gabón
Libreville
65
53
Ébolavirus de Zaire
2001
República Dem. Congo
No especificado
57
43
Ébolavirus  de Zaire
2001
República Dem. Congo
Mbomo
143
128
Ébolavirus  de Zaire
2002
República Dem. Congo
Mbomo
35
29
Ébolavirus  de Zaire
2003
 Sudán
Yambio
17
7
Ébolavirus  de Zaire
2004
Rep. Dem. Congo
Luebo
264
187
Ébolavirus  de Zaire
2007
Uganda
Bundibugyo
149
37
Ébolavirus de Bundibugyo
2007
Rep. Dem. Congo
Luebo
32
15
Ébolavirus  de Zaire
2008
Uganda
Distrito Luwero
1
1
Ébolavirus  del Sudán
2011
Uganda
Distrito Kibaale
11*
4*
Ébolavirus  del Sudán
2012
Rep. Dem. Congo
Zona Salud Isiro
36*
13*
Ébolavirus de Bundibugyo
2012
Uganda
Distrito Luwero
6*
3*
Ébolavirus  del Sudán
2012
Guinea, Sierra Leona, Liberia
Múltiple
1752*
897*
Ébolavirus  de Zaire
2014
·         Los números reflejan solamente los casos confirmados por laboratorio
 OMS, 2014  Nota descriptiva 103






Referencias seleccionadas
Arandjelovic, M. et al.  2010. Effective non-invasive genetic monitoring of multiple wild western gorilla groups. Biol Cons  doi:10.1016/j.biocon.2010.04.030

Ascenzi, P., et al. 2008. Ebolavirus and Marburgvirus: Insight the Filoviridae family Molecular Aspects of Medicine 29: 151 – 185.

Bermejo, M. et al, 2006. . Ebola outbreak killed 5000 gorillas. Science 314(5805): 1564.
Boesch, C.  2008. Why do chimpanzees die in the forest? The challenges of understanding and controlling for wild ape health. American Journal of Primatology 70:722 – 726.
Breman, J. et al.  1999. A search for Ebola virus in animals in the Democratic Republic of the Congo and Cameroon: Ecologic, virologic, and serologic surveys, 1979 - 1980. Journal of Infectious Diseases, 179(Suppl 1):S139 - 47.
Chapman, C. A., T. R. Gillespie, T. L. Goldberg.  2005.  Primates and the ecology of their infectious diseases: How will anthropogenic change affect host-parasite interactions?  Evolutionary Anthropology 14:134 – 144.

Devos, C.  2008. Comparing ape densities and habitats in Northern Congo: Surveys of sympatric gorillas and chimpanzees in the Odzala and Ndoki Regions. American Journal of Primatology 70:1 – 13.

Georges-Courbot et al. 1997. Isolation and phylogenetic characterization of Ebola viruses causing different outbreaks in Gabon.  Emerging infectious diseases 3(1) 59 – 62.
Hofmann-Winkler, H., F. Kremp, S. Pöhlmann. 2012. Host cell factors in Filovirus entry: novel players, new insights. Viruses 4: 3336 – 3362.

Huijbreagts, B. 2003.  Ebola and the decline of gorilla Gorilla gorilla and chimpanzee Pan troglodytes populations in Minkebe Forest, north-eastern Gabon.  Oryx 37: 1 - 7

Kalter S. S. et al. 1997. Viral infections of nonhuman primates.  Laboratory Animal Science 47 (5): 461 – 467.

Karesh, W. B., R. Cook.  2005. The human-animal link. Foreing affairs 84 (4):38 - 50

Lahma, S. A., M. Kombilab, R. Swanepoelc, R. F. W. Barnesd. 2007.  Morbidity and mortality of wild animals in relation to outbreaks of Ebola haemorrhagic fever in
Gabon, 1994 – 2003 Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene 101, 64 – 78.

Leendertz, F. H. et al. 2006.  Pathogens as drivers of population declines: The
importance of systematic monitoring in great apes and other threatened mammals  Biological Conservation 131: 325 – 337

Leffel, E. K., D. S. Reed. 2004. Marburg and Ebola viruses as aerosol threats. 
Biosecurity  and bioterrorism: Biodefense strategy, practice and science. 2(3): 186 – 191.

Leroy, E. M. 2004. A Serological survey of Ebola virus infection in Central African nonhuman primates. The Journal of Infectious Diseases 190:1895 – 1899.

Leroy, E. M. 2004. Rapid decline of Central African Wildlife Science 303, 387- 390
Le Gouar, P.  et al.  2009. How Ebola impacts genetics of Western Lowland gorilla populations. PLoS ONE  4 (12 ): e8375
Peterson, A. T., J. T. Bauer, J. M. Mills.   2004. Ecologic and Geographic Distribution of Filovirus Disease. Emerging Infectious Diseases 10(1): 40 – 47.

Rizkalla,C., F. Blanco-Silva, S. Gruver. 2007. Modeling the impact of Ebola and bushmeat hunting on Western Lowland Gorillas. EcoHealth 4: 151 – 155.
Smiley, T. et al.  2010   Noninvasive saliva collection techniques for free-ranging mountain gorillas and captive Eastern gorillas.  Journal of Zoo and Wildlife Medicine 41(2): 201–209.
Takada, A. 2012. Filovirus tropism: cellular molecules for viral entry. Frontiers in Microbiology 3 (article 34): 1 – 9.
Vogel, G.   2003. Can Great Apes Be Saved From Ebola? Science  300: 1645
WHO International Study Team.  1978.  Ebola haemorrhagic fever in Sudan, 1976. Bulletin of the World Health Organization56 (2): 247 - 270.
Wolfee, N. D. et al. 1998.  Wild primate populations in emerging infectious disease research: The missing link? Emerging Infectious Diseases 4(2): 149 - 158

http://www.who.int/csr/don/archive/disease/ebola/en/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada