miércoles, 30 de septiembre de 2015

HISTOPATOLOGÍA DE LA INMUNOSUPRESIÓN EN BROILERS Isabel M. Gimeno et al. 2015

Histopatología de la inmunosupresión enbroilers

Sistema de evaluación de las lesiones

Un elemento importante de los distintos métodos de evaluación del sistema linfoide es la histopatología basada en el estudio de cortes histológicos teñidos con H/E de la bolsa de Fabricio, del timo y del bazo, a menudo acompañada de la atribución subjetiva de un valor numérico a las lesiones.

Isabel M. Gimeno, Roser Dolz, Oscar J. Fletcher, Natàlia Majó, Enrique Montiel, Orlando Osuna, Arun R. Pandiri, K.A. Schat, Joan A. Smyth y Guillermo Zavala


Las lesiones histológicas de los órganos linfoides en pollos están relacionadas con estados de inmunosupresión. Esta hipótesis se apoya en áreas de estudio que han puesto de manifiesto la correlación que existe entre las lesiones de la bolsa de Fabricio, el timo, el bazo y otras acumulaciones periféricas de células linfocitarias, y una producción deficiente de anticuerpos circulantes o en el establecimiento de mecanismos de inmunidad celular ante una estimulación antigénica.

La evaluación de las lesiones se lleva a cabo mediante un sistema en el que la descripción de la lesión se traduce a un valor numérico. Si bien cada número refleja un juicio subjetivo, se considera que la evaluación es válida cuando presenta la suficiente repetitividad, sobre todo en lo que se refiere a diferenciar entre lesiones leves y graves, y siempre y cuando la realice una única persona con experiencia en la evaluación del grado lesional en tejidos aviares. Aun así, es poco frecuente que patólogos diferentes califiquen del mismo modo los mismos cortes histológicos de bolsa de Fabricio.

Sin duda, todavía quedan progresos que hacer en el establecimiento de estos criterios de evaluación. Por ello, es importante establecer claramente qué criterios han de seguirse para la atribución de cada valor numérico a la hora de poner en práctica un sistema de evaluación numérico. Este tipo de sistema utiliza normalmente el 0 o el 1 para calificar la apariencia normal del órgano o la ausencia de lesiones. Para evaluar las lesiones en la bolsa de Fabricio, suele utilizarse una escala del 1 al 4 (tabla). Debido al patrón regular de los pliegues de la bolsa de Fabricio, este órgano es ideal para la evaluación mediante una escala numérica. El timo a menudo se evalúa mediante la escala siguiente: órgano sin alteraciones = 1, leve disminución del número de linfocitos = 2 ; moderada disminución del número de linfocitos = 3 y disminución del número de linfocitos grave o difusa = 4. Este mismo método suele emplearse también para evaluar las lesiones en bazo. Debido a su compleja microanatomía y a la respuesta global que muestra el bazo ante una agresión, este es precisamente el órgano linfoide más difícil de evaluar.

En general, cuanto más sencillo sea el sistema de evaluación lesional, más fácil será ponerlo en práctica y mayor reproducibilidad tendrá. Por este motivo, es preferible asignar un único valor por elemento. Combinar varias lesiones en un solo valor numérico es más complicado, más difícil de reproducir y más confuso. No hay que olvidar que el tiempo invertido en la evaluación lesional debe ser rentable desde el punto de vista del beneficio que se pueda obtener de él, y que la calificación numérica de las lesiones no constituye una medida directa de la capacidad funcional del sistema inmunitario. Las evaluaciones subjetivas requieren de estadísticas no paramétricas para poder ser analizadas, ya que los datos manejados son ordinales.

A modo de ejemplo, la estimación de la reducción de linfocitos debido al aumento de los procesos de apoptosis o de necrosis celular se realiza mediante la valoración subjetiva del grado de depleción por parte del especialista patólogo. Así, cuando no se aprecia disminución del número de linfocitos, se le atribuye a la lesión el grado 1; una disminución leve corresponde a un grado 2; una disminución moderada corresponde a un grado 3; y una disminución marcada se refleja con un grado 4. El patrón lesional se evalúa de la siguiente manera: grado 2 para un patrón focal, grado 3 para un patrón multifocal y grado 4 para un patrón difuso. En el caso de tener que contabilizar lesiones múltiples, lo más sencillo es asignar un número independiente para cada lesión de interés. La ausencia de lesión se puntúa con 1 y la existencia de lesión se puntúa con 2. A continuación, se suman los grados de cada lesión y se multiplica por el patrón de extensión de las mismas, lo que permite obtener una puntuación global para el órgano en concreto. En la tabla puede observarse la comparación entre el método de evaluación subjetivo global y el método de evaluación de lesiones múltiples.

En los apartados siguientes se muestran varios ejemplos de métodos de valoración para cada uno de los órganos linfoides principales. Las lesiones descritas para cada órgano son las que se observan habitualmente. Sin embargo, otras lesiones pueden añadirse a este listado en caso de ser necesario, así como la valoración numérica mínima y máxima para cada caso concreto.

Bolsa de Fabricio

La forma más fácil y sencilla de evaluar la bolsa de Fabricio es el método de evaluación lesional subjetivo global (tabla) mediante una escala que va del 1 al 4 (o del 0 al 4) y que refleja el alcance del daño folicular.
El método de evaluación de lesiones múltiples establece la ausencia (grado 1) o presencia (grado 2) de las lesiones de la lista siguiente. El alcance de la lesión se evalúa mediante una escala que va del 2 al 4.
El método de evaluación de lesiones múltiples de la bolsa de Fabricio estudia las lesiones siguientes:
  • Incremento de los mecanismos de necrosis o apoptosis de los linfocitos foliculares.
  • Proliferación del tejido interfolicular.
  • Hiperplasia epitelial.
  • Heterófilos.
  • Edema o fibrina.
  • Hemorragias.
  • Macrófagos.
  • Quistes
  • Atrofia folicular.
La puntuación total por sección equivale a la suma de las puntuaciones obtenidas para cada lesión individual multiplicada por la puntuación atribuida al alcance global de la lesión. De este modo, según la lista de lesiones estudiadas en el método de evaluación de lesiones múltiples previamente mencionada, la puntuación mínima que se puede obtener es 9 (9 x 1) y corresponde a una bolsa de Fabricio sin alteraciones. La puntuación máxima posible es 72 (18 x 4) y corresponde a un daño grave del órgano.

Timo

El método de evaluación lesional subjetivo global (tabla) utiliza una escala del 1 al 4 (o del 0 al 4) para evaluar el grado de disminución de los linfocitos. La evaluación de esta reducción puede hacerse de dos maneras: o bien se evalúan la corteza y la médula por separado, o bien se evalúa la reducción global del número de linfocitos a nivel de corteza y médula en un único valor numérico. Esta última posibilidad es la más habitual.
El método de evaluación de lesiones múltiples del timo estudia las lesiones siguientes:
  • Incremento de los mecanismos de necrosis o apoptosis de los linfocitos.
  • Hemorragias.
  • Macrófagos.
  • Atrofias.
El alcance de la lesión se evalúa mediante un valor numérico, donde 2 equivale a una distribución de la lesión focal, 3 a una distribución multifocal y 4 a una distribución difusa. La suma de las puntuaciones de las lesiones se multiplica por el valor atribuido a la distribución para obtener una puntuación total de la sección evaluada. La corteza y la médula pueden evaluarse por separado, pero la evaluación global es más funcional. La puntuación mínima que se puede obtener es 4 (órgano sin alteraciones) y la máxima 32 (órgano con daño grave).

Bazo

El método de evaluación subjetivo global (tabla) establece una escala del 1 al 4 (o del 0 al 4) para evaluar la disminución global del número de linfocitos.
El método de evaluación de lesiones múltiples del bazo estudia las lesiones siguientes:
  • Apoptosis o necrosis linfocitaria.
  • Incremento de células reticulares (histiocitos).
  • Acumulación de fibrina o necrosis fibrinoide.
  • Proliferación de linfocitos neoplásicos.
Aunque estos tejidos no suelen evaluarse de forma rutinaria, también pueden evaluarse la vaina linfoide periarteriolar (PALS) y la vaina linfoide perielipsoidal (PELS), de forma separada. En este caso, la puntuación mínima que podría obtenerse es 4 (tejido sin alteraciones) y la puntuación máxima es 32 (tejido con daño grave).

Recomendaciones específicas para establecer un sistema de evaluación lesional

  • Utilizar un valor numérico para representar cada descripción morfológica o para cada lesión concreta.
  • Asignar un valor numérico a cada aspecto o respuesta de interés, en vez de combinar varios tipos de respuesta en un único valor numérico.
  • Desarrollar una escala de evaluación numérica para cada órgano, ya que cada uno tiene particularidades histológicas únicas que pueden influir sobre los distintos patrones lesionales.
Bolsa de Fabricio de un pollo de engorde de 14 días de edad sin alteraciones.
Bolsa de Fabricio de un pollo de engorde de 14 días de edad sin alteraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada