jueves, 29 de enero de 2015

DISTEMPER CANINO EN FAUNA SILVESTRE. Patricio Berríos E. y Betsy Pincheira L. 2015

DISTEMPER CANINO EN FAUNA SILVESTRE
Patricio Berríos E. y Betsy Pincheira L.

En muchas partes del mundo los animales domésticos constituyen un importante reservorio y  fuente de patógenos que se diseminan  a la vida silvestre. Los silenciosos y persistentes  cambios en los sistemas ecológicos presionan a los animales  silvestres a contactar con áreas ocupadas por el hombre y los animales domésticos. Las enfermedades infecciosas en los animales silvestres han ido en aumento como resultado de significativas alteraciones en sus  hábitats y  de un contacto más cercano con los animales domésticos.  El virus del distemper o moquillo canino  ha sido reportado en varias especies de carnívoros silvestres, situación que presenta  una  seria amenaza para la conservación de la vida silvestre. Hasta el momento el distemper canino (DC) ha sido reportado en todas las familias de carnívoros terrestresCanidae, Felidae, Hyaenidae, Mustelidae, Procyonidae, Ursidae, y Viverridae. 


Virus del distemper canino (VDC) es un morbillivirus de la familia Paramixoviridae.    El genoma del  VDC  se compone de  ARN   con más de 15.000 nucleótidos,  envuelto por  la proteína de la nucleocápside (N). La ribonucleoproteína contiene fosfoproteína (P) y  proteína grande (L). La envoltura lipídica presenta proyecciones   transmembrana de glicoproteínas hemaglutinina (H) y fusión  (F) y es  estabilizada por la proteína de la matriz (M).
Se acepta que el VDC tiene sólo  un tipo antigénico, aunque  co-circulan genotipos de diferente  virulencia y tropismo celular. Análisis de secuencias de cepas  del VDC de diferentes  entornos geográficos y  especies animales reveló que el gen H se somete a la deriva genética (Martella et al., 2007).   En base al análisis filogenético  de secuencias  en el gen H, la mayoría de las cepas de campo del VDC  se agrupan en  ocho grandes linajes genéticos: América-1 (la mayoría de las cepas vacunales), América-2, Asia-1, Asia-2,  Ártico, Europa,  Europea  vida silvestre y Sudáfrica.
La proteína H se une a una  molécula en la membrana de la célula diana, lo que resulta en  la unión celular y la activación de la proteína F  por proteasas específicas de tejido, lo que lleva a la infección celular. Estas proteínas tienen un papel clave en la determinación del tropismo celular y la gama de hospederos. Substituciones de aminoácidos en los sitios 530 y 549  (dominios de unión a receptores, situados en la proteína H) ocurren predominantemente en  aislados  del VDC en especies  de hospederos nuevos, lo que indica que la propagación del virus a estos hospederos  no-caninos se asocia con la evolución en estos puntos. La repetida aparición independiente del  VDC  en nuevas especies de  hospederos  carnívoros   pareciera estar asociado con cambios en  la llave de amino ácido residuos, en particular los de la región de unión  SLAM de  la proteína H, que son los responsables de la especificidad del hospedador.

¡Mayor contacto entre perros con VDC y animales silvestres susceptibles!
¡Mutaciones del VDC  vs cambios en la dinámica de la fauna silvestre!

Hasta el momento el distemper canino (DC) ha sido reportado en todas las familias de carnívoros terrestres: Canidae, Felidae, Hyaenidae, Mustelidae, Procyonidae, Ursidae, y Viverridae. 

Familia Felidae

En gatos domésticos (Felis  catus)  sólo se ha demostrado, en forma experimental,  la infección subclínica por el  VDC, mientras que la enfermedad se ha reportado en forma  esporádica en los felinos no domésticos. El primer caso de distemper canino en tigres se produjo en California en 1980. Dos cachorros de tigre murieron de DC en el Shambala California. VDC se aisló a partir de 1 de 2 leopardos negros que murieron en el  Zoo Naibi ,Coal Valley, Illinois, en diciembre de 1991.
 Hay pocos informes anteriores de DC en grandes gatos. El distemper canino se diagnosticó mediante anticuerpos fluorescentes que demostraron el  antígeno del VDC en dos leopardos  nieve ( Panthera uncia ) que murieron tras una  infección  por virus de la panleucopenia felina  en el parque zoológico  en Des Moines, Iowa, en 1988. DC  también fue diagnosticado en un tigre de Bengala por histopatología y serología  y en dos cachorros de león por transferencia de sangre en un perro y se sugirió su presencia  en un tigre siberiano.

Durante una  gran epidemia de DC en un parque de vida silvestre  en San Fernando, California, en 1992, en  74 grandes felinos en cautividad,  la infección se confirmó histopatológicamente en león africano (Panthera leo), tigre (Panthera tigris), leopardo (Panthera pardus), y  jaguar (Panthera onca) . Se  postuló que mapaches infectados con el VDC habrían sido la fuente de la infección.  Cuarenta y siete por ciento de estos felinos se enfermó, muriendo el 23%, con signos gastrointestinales,  respiratorios, y alteraciones del SNC. Sesenta por ciento de los felinos enfermos manifestaron alteraciones del SNC con o sin síntomas  gastrointestinales  y enfermedades respiratorias. Convulsiones  generalizadas fue la alteración  neurológica más común, la que generalmente termina  en la muerte. En estos animales se detectaron altos títulos de anticuerpos seroneutralizantes contra el VDC. No se encontró hiperqueratosis plantar. Lesiones histopatológicas identificadas en  pulmones y el SNC diferían de las encontradas en  especies de cánidos.  El diagnóstico se corroboró mediante la detección de anticuerpos seroneutralizantes específicos y la tipificación mediante anticuerpos monoclonales contra el VDC.

Existen menos de 500 tigres de Amur ( Panthera tigris altaica) en estado salvaje. Debido al bajo número y su naturaleza solitaria, los avistamientos de tigres a través de su área de distribución en el extremo oriente de Rusia y China son poco frecuentes; avistamientos de tigres enfermos son más raros todavía. Enfermedad neurológica grave observada en varios tigres salvajes desde 2001 sugirió la aparición del  VDC en esta especie en peligro de extinción. Para investigar esta posibilidad , se realizaron histología ,inmunohistoquímica (IHC ) , hibridación in situ (ISH ), y PCR con transcripción  inversa (RT -PCR)  en los tejidos de  5 tigres afectados que murieron  en 2001 , 2004 , o 2010.  Encefalitis no supurativa con desmielinización, inclusiones virales nucleares eosinófilos, y positivo immunolabeling para VDC por IHC e ISH se encontraron en  dos tigres con tejido cerebral disponible. Cepas del VDC provenientes de  tigres Amur,  filogenéticamente  semejantes con una  cepa Arctic de  focas del Baikal ( Phoca siberica ) sugieren una amplia distribución  geográfica del VDC  y su reciente reaparición  implican  una amenaza de enfermedades infecciosas importantes para especies en peligro de extinción. Los  resultados ponen de manifiesto que la infección por el VDC sería   la causa de la enfermedad neurológica en dos tigres y definitivamente establecen la  infección en un tercio  de la población (Canine Distemper Virus: an Emerging Disease in Wild Endangered Amur Tigers ( Panthera tigris altaica).  Tracie A. Seimon, Dale G. Miquelle, Tylis Y. Chang, et al. mBio 4(4): 1 – 6, 2013).

En 1994, una epidemia de DC  en el ecosistema Serengeti en Tanzania afectó el 30% de una población de 3.000 leones africanos. Muchos de los afectados eran leones enflaquecidos, en que las manifestaciones clínicas más frecuentes fueron las neurológicas, incluyendo ataques de epilepsia y mioclonus. Hasta un  50% de los leones con signos clínicos pudo haber muerto. Los perros domésticos (hasta 30.000, muchos de los cuales no estaban vacunados) podrían haber transmitido el virus a las hienas manchadas (Crocuta crocuta), que a su vez pudieron  haber transmitido la enfermedad a los leones. Los leones del Serengeti son nómades y pueden distribuir el virus en un rango amplio. En un león enfermo que sufría de ataques epileptiformes se observó salivación excesiva, mandíbulas contraídas, expresión facial alterada con pupilas contraídas y luego dilatadas; los leones enfermos no podían comer ni cazar por lo que eran víctimas de depredadores. Estudios realizados con PCR demostraron que el virus aislado tenía una estrecha relación filogenética con el VDC. Otros animales afectados fueron chitas (Acinonyx jubatus) y perros salvajes africanos (Lycaon pictus).
Dos leopardos negros murieron en un zoológico de Naibi, Illinois, y 2 tigres murieron en el Shambala Preserve, Acton , California. Signos clínicos iniciales fueron anorexia junto a enfermedades gastrointestinales y / o respiratorias seguida de convulsiones. El VDC se aisló de 3 leopardos,  3 tigres, y 3 leones que murieron o fueron sacrificados por encontrarse moribundos. Las pruebas con anticuerpos monoclonales identificaron el virus aislado como VDC. Hallazgos macroscópicos e histopatológicos fueron similares a los encontrados en los cánidos con moquillo, con algunas excepciones. Hubo menos lesiones en el cerebro, y un  marcado tipo  de proliferación celular 2 en el pulmón, con cuerpos de inclusión y antígenos de VDC demostradas por inmunohistoquímica. En 2003 se describe el distemper canino en un tigre (Panthera tigris) de circo que presentaba una sintomatología de encefalitis (incoordinación y ataxia), y opacidad corneal. El VDC ha infectado a 60 tigres siberianos de una población de 400 animales en Rusia del Este matando  a lo menos tres animales.

Familia Hyaenidae

DC fatal ha sido documentado en hienas en cautiverio y en hienas Serengeti en libertad. En un estudio retrospectivo en  hienas manchadas  de vida silvestre en el Masai Mara, Kenya, se encontró  un aumento significativo de anticuerpos contra el VDC en animales  sin signos clínicos o sin aumento de la mortalidad, durante un período de alta mortalidad  en perro doméstico asociado a una epidemia de DC.

Familia Mustelidae

Los mustélidos se encuentran entre las especies más susceptibles al DC, siendo  la presentación clínica similar a la observada en los perros domésticos. Hurones domésticos y  hurones de patas negras (Mustela nigripes) son altamente susceptibles a la infección natural con el VDC con  una tasa de mortalidad cercana al 100%.  La enfermedad inducida por la vacuna  es siempre fatal y ha sido documentado en ambas especies. Además de descarga ocular y nasal, diarrea, anorexia, convulsiones y mioclonías, los hurones de patas negras a menudo tienen hiperqueratosis grave en las almohadillas de las patas, eritema en todo el cuerpo, y  erupción asociada con prurito en barbilla e ingle.
Entre 2001 y 2003 , un total de 194 muestras de tejidos cerebrales de  mustélidos silvestres de la República Checa se estudiaron por IFD. De los 21 animales que presentaban síntomas de la enfermedad o un cambio de comportamiento, sólo un mustélido (1/18) garduñas (Martes foina) fue positivo al VDC (5 % de prevalencia).
En Taiwan, 2005, e reportan dos hurones  badgers con síntomas clínicos de: descarga nasal y ocular, apnea, diarrea, deshidratación, hipotermia, convulsiones, coma y muerte. El diagnóstico se realizó por PCR. Diagnóstico anátomo- patológico: neumonia intersticial, cuerpos de inclusión y manguitos perivasculares.
Todos los mustélidos son probablemente susceptibles al DC clínico. Se ha reportado DC en tejones americanos (Taxidea taxus), mofeta rayada (Mephitis mephitis), visón europeo (Mustela lutreola) y visón americano (Mustela vison), tejones Eurasia (Meles meles) y nutrias europeas (Lutra lutra).
Se reportó la presencia de VDC en sangre de lesser grissus por primera vez en Brasil. El estudio filogenético, realizado en el fragmento 234 del gen NP del VDC fue  similar a los virus que afectan a perros y zorros de Brasil.
Mustélidos serían los más susceptibles al VDC.  En 1985 en Wyoming, USA, se murieron casi todos los hurones patas negras, los que se extinguieron un par de años después por el DC.

Familia Procyonidae

Las infecciones naturales con VDC en los mapaches y las infecciones inducidas por la vacuna en kinkajous  (Potos flavus) han sido documentados. Todos los  prociónidos son probablemente susceptibles a la infección con VDC, con presentaciones clínicas parecidas a las de los perros domésticos. Cistitis con piuria es común, y la ictericia se asocia a veces con la infección VDC en los mapaches.  El DC debe ser diferenciado de la rabia en mapaches con signos neurológicos.
Brote de distemper canino en mapaches (Procyon lotor) en Alemania (G. Wibbelt et al). 65 mapaches   fueron rastreados entre mayo 2007  y 2008;  14 de estos animales murieron. Casi todos fueron recuperados y sometidos a necropsia. 5 de ellos presentan signos neurológicos. Algunos evidenciaban lesiones patológicas en pulmón y / o el tejido cerebral coherentes con moquillo canino. PCR detectó el VDC. La posterior secuenciación, indicó un 98,4% de similitud con el virus de moquillo canino en comparación con las cepas de virus de los perros domésticos publicados en GenBank.

Virus del moquillo canino es endémica en algunas poblaciones  de mapache norteamericano, por lo que esta especie puede ser un reservorio para animales de zoológico no domésticos, perros domésticos y especies de vida silvestre en peligro de extinción.
Familia Ursidae
Muchos úrsidos son susceptibles a la infección  con el VDC;  esto en base a encuestas serológicas. La enfermedad  clínica ha sido más comúnmente documentadas en pandas rojos y  pandas gigantes. Recientemente se ha publicado  un reporte nuevo de la enfermedad clínica en los osos polares (Ursus maritimus) y  neonatos de Tremarctos ornatus.

En un estudio serologico de osos polares en Alaska y Rusia, el 35,6% de 191 muestras obtenidas en 186 osos fueron positivos para morbillivirus mediante  la prueba de microneutralización para VDC. En otro estudio serológico realizado en Alaska, el 14% de 480 osos pardos (Ursus arctos horribilis) fueron seropositivos, mientras que ninguno de los 40 osos negros (Ursus americanus) presentó  títulos de anticuerpos anti VDC.

En Italia mediante pruebas de seroneutralización  con la cepa Onderstepoort del  VDC  se encontró  un 16% de positivos  (2/12) y 36% (4/11) en osos pardos marsicano (Ursus arctos marsicanus), en cautividad (2+/12) y en libertad (4+/11), respectivamente.

Un estudio de seroprevalencia en osos negros de Florida en libertad (Ursus americanus floridanus) encontró un 8% de 66 osos seropositivos para anticuerpos VDC. Los signos clínicos de DC, ya sea por exposición natural  o por  inducción de la vacuna, puede ser similar en pandas rojos y perros domésticos. Los signos incluyen secreción purulenta oculonasal, anorexia, diarrea, parálisis ascendente, y, en algunos casos, convulsiones terminales y coma.  Virus del moquillo canino puede ser fatal para los pandas gigantes en cautiverio y también puede afectar pandas rojos en cautividad. En China, se detectaron títulos de anticuerpos VDC en uno de  cinco pandas  cautivos y uno de  tres pandas gigantes.
Ya son dos los osos pandas que han muerto en China y otros dos presentan síntomas de distemper, enfermedad que usualmente afecta a los perros, pero que en los plantígrados tiene un 90% de mortalidad si se transmite entre ellos. Los expertos han mostrado preocupación por la propagación de la epidemia a otros ejemplares de la especie que está en peligro de extinción. Da Bao, el segundo panda fallecido, murió el 4 de enero de 2015, casi un mes después de que muriera por la misma enfermedad Cheng Cheng, en el Centro de Investigación y Protección de Animales Salvajes de Shaanxi. Otros dos osos, Fengfeng y Zhuzhu, han sido diagnosticados con la enfermedad, y uno de ellos está "crítico". Además, al menos cuatro pandas más han mostrado fiebre y síntomas que podrían significar que están infectados con distemper, aunque aún no se ha confirmado ese diagnóstico, señaló el centro. Este animal, que en estado salvaje solo puede encontrarse en China, corre peligro de extinguirse debido a la reducción de los bosques de bambú donde habita. Actualmente viven unos 1.600 ejemplares de la especie en estado salvaje, a los que hay que añadir otros 210 en cautividad, muchos de ellos en reservas de Shaanxi y Sichuan, en el centro y norte del país, cerca del hábitat natural de la especie.

Familia Viverridae

Dos especies de viverridos pueden desarrollar DC, el binturong (Arctictis binturong) o bearcat o gato orsino, y la civeta de palmera enmascarada o paguma (Paguma larvata). Hay informes recientes de DC inducida por la vacuna en binturong cautivo (RJ Montali). En la civeta palmera enmascarada libre, los signos clínicos incluyen deshidratación, disnea, secreción serosa oculonasal, diarrea, alopecia local y convulsiones.

Familia Canidae

DC en chacales de Namibia (2012). En chacales espaldas negras (Canis mesomelas) del Parque Nacional Etosha se encontró una prevalencia de anticuerpos VDC de un 71% (n580). Previamente, en 1980 se habían enfermado 6 chacales de DC, y 4 perros salvajes (Lycaon pictus) cautivos que murieron probablemente de DC.  Chacales de Namibia han jugado un importante papel en la dinámica del VDC, diseminando el virus en las poblaciones de perros domésticos en un brote de DC en la costa de Namibia  (Gowtage-Sequeira et al.,2009).

Dinámica de contagios interespecies

Perro (Canis familiarisàhyena (Crocuta crocuta); chacales (Canis mesomelas ) o perros salvajes de África (Lycaon pictus) à león (Felis leo): + † x DC
Perro  àhurón patas negras (Mustela nigris): +++ † x DC
Perros domésticos à hurones badgers  (Melogale moschato subauantica)

Infecciones fatales con el VDC han sido provocadas experimentalmente en suidos y primates.
Casos naturales de encefalitis fatal inducida por el VDC se han documentado en un macaco japonés (Macaca fuscata) y  pecaríes (Tayassu tajacu).

En USA las epidemias de DC generalmente  ocurren en  mapaches libres (Procyon lotor), una especie que puede desempeñar un papel en la epidemiología de DC en los perros domésticos en esa región.
Por el contrario, en las regiones del mundo donde no se emplea extensamente la vacunación contra el DC (por ejemplo, en ciertas zonas  de África), los perros domésticos pueden servir como reservorio del VDC para los animales salvajes en libertad.

Todos los cánidos pueden ser susceptibles al VDC

Especies de cánidos no domésticos varían en  susceptibilidad al VDC, aunque los signos clínicos de la enfermedad generalizada aguda a menudo se asemejan a las descritas para el perro doméstico.
Enfermedad asociada en forma natural y / o  inducida por la vacuna contra el DC,  se ha documentado en los perros salvajes africanos, (Lycaon pictus), dingos australianos (Canis dingo), perros Sudamericano bush (Speothos venaticus), lobos de crin (Chrysocyon brachyurus), zorros de orejas de murciélago (Otocyon megalotis), zorros kit (Vulpes macrons macrotis), perros  raccoon (Nyctereutes procyonoides),  coyotes (Canis latrans), zorros colorados (Vulpes vulpes), y zorros grises (Urocyon cinereargenteus).

Mortalidades relacionadas con DC  se han sospechado  en cachorros de lobo (Canis lupus) criados en libertad,  y en zorros fennec (Fennecus zerda).

Mustélidos serían los más susceptibles al VDC.  En 1985 en Wyoming USA se murieron casi todos los hurones patas negras, los que se extinguieron un par de años después por el DC.
La morbilidad y mortalidad son muy variables en los carnívoros.  La tasa de letalidad de los hurones domésticos (Mustela putorius furo) se acerca al 100%,  mientras que entre 50 y 70% de los perros domésticos afectados pueden permanecer como portadores asintomáticos.


En los últimos años el VDC y otros morbillivirus han sido encontrados en brotes de enfermedad fatal en focas, delfines y marsopas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada