miércoles, 27 de julio de 2016

VIGILANCIA DE RABIA ANIMAL. CHILE, 2010-2014. ISP Santiago Chile 2015

BOLETÍN INSTITUTO DE SALUD PÚBLICA DE CHILE VOL 5 | Nº 5 | MAYO 2015 1.-

ANTECEDENTES

La rabia, identificada en 1880 por Louis Pasteur, es una de las enfermedades más antiguamente reconocida, considerada como una de las zoonosis más importantes en el mundo (1). Es producida por un virus ARN, orden Mononegavirales, familia Rhabdoviridae y género Lyssavirus que infecta a numerosos animales, especialmente mamíferos (2). La rabia afecta al sistema nervioso central de animales de sangre caliente, incluidos los humanos. El período de incubación de la enfermedad es generalmente prolongado, sin embargo puede variar dependiendo del genotipo viral y del punto de entrada, entre otros factores. Se transmite mediante la saliva de los animales infectados, principalmente por mordedura. También se ha documentado la infección por inhalación del virus, por ejemplo, en el entorno de una cueva de murciélagos densamente poblada (1). El virus permanece, en la puerta de entrada durante un periodo de tiempo, luego avanza a través del sistema nervioso hasta el cerebro. En este lugar, el virus se multiplica rápidamente y se manifiestan los signos clínicos, una vez que estos se presentan la enfermedad es siempre fatal en los animales. De acuerdo a los signos, es posible clasificar la enfermedad en rabia furiosa y rabia muda. La primera de ellas, se caracteriza por animales ansiosos, altamente excitables y/o agresivos con periodos intermitentes de depresión, pueden mostrar súbitos cambios del comportamiento y atacar sin provocación. A medida que progresa la enfermedad, son comunes la debilidad muscular, la pérdida de coordinación, convulsiones y parálisis progresiva que conduce a la muerte. La rabia muda o paralítica, se caracteriza por animales que se presentan deprimidos o inusualmente dóciles. Frecuentemente presentan parálisis, en general de la cara, garganta y cuello, lo que se manifiesta por expresiones faciales anormales, salivación excesiva e incapacidad para tragar. La parálisis puede afectar al cuerpo, en primer lugar a las patas traseras y después se extiende rápidamente a todo el cuerpo con coma y muerte subsecuente. Las sospechas de la enfermedad pueden basarse en los signos clínicos, no obstante, se requieren pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico. La rabia es una enfermedad de distribución mundial, que se mantiene principalmente a través de dos ciclos epidemiológicos: rabia urbana, en la que los perros son responsables del mantenimiento y transmisión de la enfermedad a los seres humanos, y la rabia silvestre, en la cual la enfermedad se mantiene y se transmite por los mamíferos silvestres (1). Actualmente en Estados Unidos, más del 90% de los casos notificados, corresponden a animales silvestres (carnívoros salvajes y murciélagos); antes de 1960, la mayoría de los casos ocurrían en animales domésticos (3). En Chile, la rabia urbana fue endémica entre los años 1950 y 1960, registrándose numerosos casos en humanos y animales. Esto llevó a la instauración en 1960 de un Programa de Control y Prevención de la Rabia en el país, con el objetivo de controlar esta enfermedad en el reservorio más importante, los perros. Dada la efectividad de estas y otras medidas adoptadas, el último caso de rabia  humana transmitida por perros en el país data de 1972. En 1996 se reportó un caso en un niño de siete años de edad, confirmándose murciélago insectívoro como su fuente de infección (Tadarida brasiliensis) (4), en el año 2013 se confirmó un caso Encefalitis Rábica en un paciente, sexo masculino de 24 años de edad, cuya fuente de infección no pudo ser confirmada ya que no fue posible aislar el virus que probablemente fue neutralizado con los altos títulos de anticuerpos antirrábicos del paciente y por lo tanto no se identificó la variante viral. La importancia de los animales silvestres en la transmisión de la rabia fue reconocida en Chile en 1985, cuando se detectó por primera vez rabia en murciélagos insectívoros de la especie Tadarida brasiliensis (5). Hasta ese momento, todas las acciones del Programa de Control y Prevención de Rabia estaban focalizadas sobre las especies domésticas, principalmente perros. El reconocimiento de los murciélagos como reservorios de la enfermedad en Chile, hizo que se ampliaran las acciones de vigilancia epidemiológica hacia esas especies. A partir de entonces, el patrón epidemiológico de la rabia en nuestro país, se ha caracterizado por una endemia en quirópteros (5). En Mayo de 2015, se recibió en la Sección Rabia del ISP, la muestra de un perro de 3 meses de edad con un cuadro clínico de encefalitis, proveniente de la Región de Biobío. El análisis de la muestra a través de la técnica de Inmunofluorescencia Directa, fue positivo para virus rábico, al realizar la tipificación viral, tanto antigénica como genética, se identificó la variante viral asociada a murciélago Tadarida brasiliensis, lo que permitió concluir, en este caso, que la fuente de infección fue proveniente de un murciélago insectívoro de la especie antes mencionada. El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), es el Laboratorio de Referencia Nacional de Diagnóstico de Virus Rábico en el país, donde se realiza el estudio de las muestras de especies susceptibles de presentar la enfermedad, en el marco del Programa de Vigilancia de Rabia en animales y donde se realiza la confirmación de Rabia Humana en casos clínicos sospechosos. Desde el año 2005 la Sección Rabia ISP tiene la autorización de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) a través de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación, Medio Ambiente y el Trabajo de Francia (ANSES) para realizar la cuantificación de Anticuerpos Antirrábicos de mascotas que ingresan a países de la Unión Europea

MATERIALES Y MÉTODOS La Sección Rabia del Subdepartamento de Enfermedades Virales del ISP realiza el diagnóstico de rabia animal, mediante la Técnica de Inmunofluorescencia Directa y realiza la identificación antigénica por inmunofluorescencia indirecta con anticuerpos monoclonales y el secuenciamiento genético de la nucleoproteína. Se estudiaron todas las muestras de origen animal recibidas para el diagnóstico de virus rábico entre enero del año 2010 y diciembre de 2014 por el Instituto de Salud Pública de Chile. Los datos se capturaron y procesaron en el paquete Excel 2010 y el software estadístico Stata 13. Los resultados se representaron en tablas y gráficos. 3.-

RESULTADOS VIGILANCIA DE LABORATORIO En el periodo comprendido entre el 2010 y 2014, la Sección Rabia recibió 9.253 muestras de origen animal para la vigilancia de presencia de virus rabia. Se observó una tendencia al descenso del número de muestras recibidas entre los años 2010 y 2012, seguido de un aumento en el año 2013 y 2014 (Figura 1). Instituto de Salud Pública de Chile.  Del total de muestras recibidas el 65,8% (6.092/9.253) correspondió a sospecha y el 34,2% (3.161/9.253) a vigilancia. Se observó un aumento de la representación porcentual de las muestras recibidas correspondientes a sospecha, pasando de 52,5% en el año 2010 al 77,6% en el año 2014 (Figura 2). De las muestras recibidas, 195 no fueron aptas para procesamiento (2,1%), de las muestras procesadas el 5,2% (467/9.058) resultaron positivas para virus rabia y el 94,8% (8.591/9.058) fueron negativas. Durante el año 2012 y 2013 se confirmaron 94 muestras por año, mientras que en el año 2014 se confirmaron 136 muestras. El porcentaje de positividad de las muestras recibidas varió de 3,1% en al año 2010 a 6,2% en el año 2014 (Figura 3). Instituto de Salud Pública de Chile. La figura 4 presenta los resultados de la vigilancia por mes y año, observándose un mayor número de muestras recibidas y confirmadas en los meses de primavera y verano. El 32,4% (2.995/9.253) de las muestras recibidas procedían de la Región Metropolitana, el 11,6% (1.069/9.253) de Biobío y el 11,5% (1.068/9.253) de Valparaíso (Tabla 1). R (+) R (+) R (+) R (+) R (+) Arica 62 0 72 0 85 0 66 0 74 0 Tarapacá 131 0 81 0 36 0 125 0 39 0 Antofagasta 1 0 0 0 0 0 7 0 44 0 Atacama 54 0 85 0 92 0 45 0 11 0 Coquimbo 18 7 32 1 14 1 20 1 21 1 Valparaíso 148 8 122 10 171 15 293 23 334 31 Metropolitana 948 32 524 27 446 38 348 36 729 34 O´Higgins 149 2 125 5 85 2 127 6 174 15 Maule 113 7 196 20 188 27 161 15 246 27 Biobío 232 5 183 8 180 3 191 5 283 15 Araucanía 102 0 153 6 126 3 136 4 147 7 Los Ríos 81 0 74 3 61 3 124 2 81 2 Los Lagos 12 1 43 0 17 2 24 2 36 1 Aysén 8 0 15 0 9 0 8 0 17 1 Magallanes 0 0 16 1 4 0 17 0 31 2 Total 2059 62 1721 81 1514 94 1692 94 2267 136 R: Muestras recibidas. (+): Muestras confirmadas. Fuente: Sección Rabia. Instituto de Salud Pública de Chile. 2014 Tabla 1. Muestras de Rabia Animal, según resultado y región de procedencia. Chile 2010 - 2014. Región 2010 2011 2012 2013 Instituto de Salud Pública de Chile. El 71,1% (6.580/9.253) de las muestras recibidas correspondió a murciélagos, el 25,6% (2.366/9.253) a perros, el 2,5% (234/9.253) a gatos y el 0,7% (65/9.253) a otras especies. Se registraron resultados positivos a virus rabia sólo en murciélagos hasta el año 2014 (Figura 5). Se realizó la tipificación viral (antigénica y/o genética) del 97,6% (456/467) de las muestras positivas para virus rábico, el 90,4% (412/456) correspondieron a murciélagos Tadarida brasiliensis, 7,0% (32/456) correspondió a Lasiurus sp., 1,8% (8/456) correspondió a Histiotus sp. y el 0,9% (4/456) a Myotis chiloensis (Figura 6). Instituto de Salud Pública de Chile.

 CONCLUSIONES: El 65,8% de las muestras recibidas en el periodo enero 2010 a diciembre 2014 correspondió a sospecha y el 34,2% a vigilancia. El 5,2% del total de muestras procesadas fueron positivas para virus rábico. El 32,4% de las muestras recibidas procedían de la Región Metropolitana, el 11,6% de Biobío y el 11,5% de Valparaíso. Todos los resultados positivos a virus rábico correspondieron a muestras de murciélagos insectívoros. En el país existe la circulación de 4 variantes virales las cuales están asociadas a los principales reservorios de rabia Tadarida brasiliensis, Histiotus sp., Lasiurus sp. y Myotis chiloensis.

BIBLIOGRAFÍA 1. Organización Mundial de Sanidad Animal. Rabia. Fichas de información general sobre enfermedades animales. [Internet]. [Citado Mayo 20 de 2015]. Disponible en: http://www. oie.int/doc/ged/D13990.PDF 2. Ceballos NA, Karunaratna D, Setién AA. Control of canine rabies in developing countries: key features and animal welfare implications. Rev Sci Tech Int Epiz. 2014;33(1):311–21. 3. Center for Disease Control. La rabia en los EE. UU. y en el mundo [Internet]. [Citado Mayo 22 de 2015]. Disponible en: http://www.cdc.gov/ rabies/es/localizacion/index.html 4. Favic M, Yung P. V, Pavletic B. C, Ramirez V. E, De Mattos C, Mattos D, et al. Rol de los murciélagos insectívoros en la transmisión de la rabia en Chile. Arch Med Vet. 1999 Ene;31(2):157–65. 5. Favi C M, Rodriguez A L, Espinosa M C, Yung P V. Rabia en Chile: 1989-2005. Rev Chil Infectol. 2008 Abr;25(2):s8–s13. 6. Instituto de Salud Pública de Chile. Sección Rabia [Internet]. [Citado May 22 de 2015]. Disponible en: http://www.ispch.cl/seccionrabia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada