martes, 5 de julio de 2011

LEUCEMIA FELINA

El virus de la leucemia felina (FeLV) causa neoplasias espontáneas y supresión de la médula ósea y del sistema inmune en gatos de todo el mundo. Se trata de la principal causa infecciosa de muerte para los gatos domésticos(1). Los datos de prevalencia en gatos sanos y enfermos a lo largo de todo el mundo son variables. En un estudio realizado en Madrid (9), un 15% de gatos sanos dio positivo al FeLV con técnicas rutinarias de diagnóstico, y hasta un 30% de gatos enfermos.


ETIOLOGÍA Y EPIDEMIOLOGIA

La primera persona que describió el FeLV fue William Jarret en 1964(2). Se trata de un Oncornavirus tipo C, perteneciente a la familia Retroviridae. Por la similitud de las secuencias de nucleótidos, se determinó que FeLV evolucionó de un virus en un ancestro de la rata. Se trata de un virus ARN de cadena simple cuya estructura básica es la siguiente:



Figura 1: Estructura básica del virus de la Leucemia Felina
*Núcleo con el ARN y la enzima Transcriptasa inversa, responsable de la síntesis de ADN vírico a partir del ARN para posibilitar la inserción en el genoma de la célula infectada.
" Proteína interna p27, común a todas las cepas (antígeno de grupo) y utilizada en las pruebas de diagnóstico convencionales.
" Glicoproteínas de cubierta gp70 con cuatro subgrupos (A,B,C y FAIDS) cuya combinación determina la patogenicidad, virulencia e infectividad de la cepa (son la causa de los tan variados cuadros clínicos de la infección). También estimulan la respuesta inmune del huésped. Todos los gatos virémicos llevan el subgrupo A solo o combinado con B, C ó ambos. Parece ser que la unión de los subgrupos A y B determinan cuadros tumorales, mientras que la presencia del subgrupo C se asocia con anemias no regenerativas(2).
" Proteínas de cubierta p15, mediadoras de la anemia y de la inmunodeficiencia provocadas por el FeLV.
" Antígeno FOCMA (Feline Oncornavirus Cell Membrane Antigen). En realidad no es un componente del virus. Se crea en la membrana de las células neoplásicas infectadas por el FeLV al interactuar las proteínas del virus con las de la membrana celular. Esta transformación es reconocida por el hospedador y se sintetizan anticuerpos anti-FOCMA. Altas concentraciones de Ac anti-FOCMA protegen al gato de los síndromes proliferativos (tumorales), pero no del resto de enfermedades asociadas al FeLV.

A pesar de su similitud con el VIH humano, nunca se ha detectado infección por FeLV en el hombre.

El FeLV es muy lábil en el ambiente y se destruye por la mayoría de desinfectantes, jabones, calor y desecación. Esto disminuye mucho el riesgo de contagio por fomites. El simple contacto con la luz solar lo inactiva.

PATOGENIA

Conocer la patogénesis de la infección es fundamental para el diagnóstico y prevención de la enfermedad. La infección por el FeLV se produce en varias fases (3,5):

FASE I (Días 2-12): El virus entra en el organismo y se replica en la orofaringe o los ganglios regionales. Esta fase puede durar hasta 12 días y el virus aún no ha pasado a la sangre. En esta fase tanto los test de ELISA en sangre como la Inmunofluorescencia indirecta (IFA) y Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR) en médula son negativos.

FASE II (Días 2-12): El virus se disemina en linfocitos y monocitos circulantes (VIREMIA PRIMARIA). Test de ELISA en sangre positivo en esta fase y IFA/PCR en médula negativo.

FASE III (Días 2-12): Replicación en centros linfoides sistémicos (centros germinales). ELISA en sangre positivo, IFA/PCR en médula negativo. Estas tres primeras fases se dan en todos los casos de infección por FeLV. A partir de aquí la infección avanzará hasta las siguientes fases ó no, dependiendo del tipo de cepa, edad del gato al tener contacto con el virus, número de gatos que conviven en el mismo ambiente, estado inmune del animal o presencia de enfermedades concurrentes.

FASE IV (Semanas 2-6): Replicación en células de la médula ósea y epiteliales. A partir de aquí, si la infección progresa, tanto el ELISA como el IFA/PCR serán positivos.

FASE V (Semanas 4-6): Replicación en células madre de la médula y viremia generalizada.

FASE VI (Semanas 4-6): Viremia medular, replicación generalizada en los epitelios y tejidos linfoides.

FASES
LUGAR DE REPLICACIÓN
DÍAS POST-INFECCIÓN
TEST DE DIAGNÓSTICO
FASE I
Orofaringe; linfonódulos regionales
2 a 12 días
ELISA (-) IFA/PCR (-)
FASE II
Linfocitos y monocitos
2 a 12 días
ELISA (+) IFA/PCR (-)
FASE III
Centros linfoides sistémicos
2 a 12 días
ELISA (+) IFA/PCR (-)
FASE IV
Médula ósea y células epiteliales
2-6 semanas
ELISA (+) IFA/PCR (+)
FASE V
Células madre de la médula
4-6 semanas
ELISA (+) IFA/PCR (+)
FASE VI
Viremia medular, epitelios, tejidos linfoides
4-6 semanas
ELISA (+) IFA/PCR (+)
Tabla 1: Resumen de la patogenia de la infección por FeLV combinado con los resultados de los diferentes métodos de diagnóstico

A partir de la Fase III, cada gato reaccionará distinto a la infección, de manera que, si tomamos como modelo a un gato de 4 meses recién infectado, podemos encontrarnos con tres casos:

CASO 1: En aproximadamente el 33% de los gatos infectados la respuesta inmune es adecuada. Estos gatos desarrollan una VIREMIA TRANSITORIA de hasta 2 meses y luego eliminan el virus. Se trata de animales inmunocompetentes y no padecerán la infección ni la transmitirán. Estos gatos se hacen negativos a los test en sangre en relativamente poco tiempo, pero se ha descubierto que puede detectarse restos de genoma vírico en médula ósea ó tejidos linfoides durante muchos meses, sin que esto implique padecimiento de enfermedad (PORTADORES INMUNES). Se cree que esta latencia es una etapa del proceso de eliminación del virus (2)

CASO 2: En otro 33% de gatos infectados la respuesta inmune no es adecuada, con lo que el virus se disemina a través de neutrófilos y plaquetas por todo el cuerpo convirtiéndose en VIREMICO PERSISTENTE. Estos animales padecen infección continua de células epiteliales y glandulares (saliva, lágrima, vejiga...) y eliminan gran cantidad de virus. Estos gatos padecerán alguna de las enfermedades asociadas con la infección por FeLV en los siguientes 3 y medio años (como máximo) y morirán. Además transmitirán el virus por sus secreciones durante todo ese periodo de tiempo.

CASO 3: En el 33% de gatos restantes, tras padecer una viremia de 1-5 semanas, el provirus se inserta en el genoma celular y pasan a ser PORTADORES LATENTES. Se considera que estos animales tienen una respuesta inmune parcial, la cual controla la producción de virus pero no es capaz de crear defensas suficientes para entrar en el proceso de eliminación del FeLV de todas las células del organismo. Estos gatos no suelen padecer la enfermedad y se les considera no transmisores, a no ser que se reactive la infección. Causas que pueden reactivar la infección son el hacinamiento, el estrés, gestación en gatas portadoras latentes o el uso de corticoides.

Los porcentajes que se dan en estos tres casos variarán según la edad en que el gato entra en contacto con el FeLV. Así, cuanto más joven sea el gatito, mayor riesgo tendrá de padecer viremia persistente y enfermedad. Al contrario, los gatos adultos que entran en contacto con el virus tienen altas probabilidades de eliminar la infección ó ser portadores latentes (3).

SIGNOS CLINICOS
El FeLV es capaz de crear un gran número de enfermedades en el gato infectado. De manera didáctica, podemos hablar de 3 grupos de SINDROMES en el gato enfermo:

NEOPLASIAS
SÍNDROMES POR SUPRESIÓN DE LA MÉDULA ÓSEA
SÍNDROMES INMUNOSUPRESORES

Estos tres grupos de enfermedades se deben a los efectos ONCOGENICOS, CITOPÁTICOS e INMUNOSUPRESORES respectivamente del virus de la leucemia felina. Existen además una serie de alteraciones neurológicas y del sistema reproductor menos frecuentes que también están relacionadas con la presencia del FeLV. Como puede verse, son muchas las "caras" que puede darnos esta infección. En la práctica, cuando un gato acude con alguna enfermedad y hay datos epidemiológicos compatibles con la infección por este virus DEBE TESTARSE FRENTE A FeLV. Es muy habitual que este sea el final del proceso de diagnóstico, porque estamos acostumbrados a que el positivo a FeLV unido a enfermedad indique un pronóstico siempre desfavorable. Sin embargo, hay muchos cuadros asociados a la infección por FeLV que pueden tratarse de manera exitosa y mantener así durante mucho tiempo al animal en buen estado de salu. Es por eso que ,en nuestra opinión, CUANDO UN GATO ENFERMO DA POSITIVO AL FeLV, DEBEREMOS DIAGNOSTICAR SIEMPRE QUÉ CUADRO CLINICO PADECE Y TRATARLO SI ES POSIBLE.

NEOPLASIAS ASOCIADAS A FeLV

El FeLV es capaz de provocar en el individuo linfosarcomas (LSC) y enfermedades mieloproliferativas. Aunque sólo el 33% de los gatos que padecen LSC son positivos al test de ELISA para FeLV, hoy en día se considera que es el responsable principal de este tipo de tumores (2). La explicación parece estar en que estos enfermos serían aquellos portadores latentes que no manifiestan viremia pero tienen el ADN vírico incluído en el genoma celular.

Tipos de LSC asociados a la infección por FeLV:

LSC TIMICO ó MEDIASTINICO (figuras 2 y 3): Es típico de animales jóvenes. El tumor comienza a crecer en el área del timo y termina por producir un derrame pleural en cuyo líquido el recuento de células linfoides inmaduras suele exceder de 8000/µl. Los síntomas suelen ser disnea, regurgitación por presión sobre el esófago ó síndrome de Horner por compresión simpática en la entrada del tórax.



Figura 2: Radiografía anteroposterior del tórax de un gato con linfosarcoma mediastinal
Se aprecia una importante masa en la región mediastinal que desplaza
caudalmente corazón y pulmones y provoca derrame pleural



Figura 3: Imagen ecográfica de un linfosarcoma mediastinal (Cortesía de Cardiosonic)

LSC ALIMENTARIO: Es el que más padecen los gatos seniles. Puede presentarse de manera focal, con signos obstructivos intestinales, ó difusa, con síndrome de malabsorción asociado (figura 4). Hasta un 75% de estos gatos suelen ser negativos a las pruebas de ELISA en sangre frente a FeLV (1). Se cree que se trata de gatos portadores latentes en los que el FeLV desarrolla tumor en fases avanzadas de su vida.



Figura 4: Imagen ecográfica de un linfosarcoma intestinal difuso. Esta presentación provoca un síndrome de malabsorción difícil de diagnosticar clínicamente (Cortesía de Cardiosonic)

LSC MULTICENTRICO: Se afectan los ganglios linfáticos tanto internos como externos, además de hígado y bazo.

LSC RENAL: Riñones muy grandes e irregulares. Normalmente se detecta insuficiencia renal cuando ambos están afectados de manera grave.

LSC OCULAR: Puede tener diferentes presentaciones según la estructura ocular afectada: masas retrobulbares, masas en tercer párpado, infiltración corneal difusa ó infiltración uveal.

LSC CUTANEO: Múltiples nódulos cutáneos indoloros y de consistencia firme.

LSC DEL SISTEMA NERVIOSO: Signos centrales o espinales según la situación del tumor



LEUCEMIAS: Se trata de células hematopoyéticas transformadas en tumorales por efecto del virus. Según la línea afectada se pueden dar LEUCEMIAS LINFOIDES ó MIELOIDES. Los signos clínicos son muy vagos y pueden relacionarse con la pérdida de células normales (anemia, sepsis, hemorragias...). La forma de diagnosticarlas es mediante exámenes de frotis sanguíneos y de médula ósea, donde suele haber presencia anormal de blastos. Es típico que sean cuadros agudos en su presentación clínica.

SÍNDROME MIELODISPLÁSICO (SMD): También llamado preleucemia. Cursa con una anemia no regenerativa que puede asociarse a trombocitopenia ó a falta de granulocitos. La causa está en una médula que muestra falta de maduración de una o varias líneas celulares y presencia a veces de blastos. Si no mejora, el animal muere por la anemia ó por infecciones asociadas, pero a veces evoluciona a leucemia verdadera.

SINDROMES POR SUPRESIÓN DE LA MÉDULA ÓSEA

ANEMIA NO REGENERATIVA El FeLV (en especial el subtipo C) puede afectar sólo a las células precursoras de eritrocitos provocando anemia. Es importante diferenciar entre anemia no regenerativa y regenerativa, porque el pronóstico en esta última puede ser mejor, aun siendo positivo a FeLV. Siempre sospecharemos de anemia inducida por el virus de la leucemia felina cuando ésta sea macrocítica (VCM > 60 fl) sin reticulocitosis (2).

TROMBOCITOPENIA

NEUTROPENIA

SINDROMES INMUNOSUPRESORES

Se producen en aquellos gatos que reaccionan ante la infección produciendo gran cantidad de anticuerpos anti-FOCMA, los cuales protegen contra la malignidad tumoral del virus pero favorecen la inmunosupresión. La responsable de esta reacción es la proteína p15 de la envoltura. Al suprimirse la población de Linfocitos T y granulocitos, el animal queda expuesto a innumerables infecciones que tendrán como común denominador fiebre y signos específicos de cada agente:

Virus: muchas veces se asocian infecciones por FeLV con PIF, FIV ó el Virus de la Panleucopenia Felina.

Rickettsias: Hemobartonella felis (Mycobacterium haemofelis). Parásito hemático oportunista transmitido por picadura de pulga ó por vía placentaria. El 50% de los gatos con hemobartonelosis son positivos a FeLV (4). El cuadro clínico grave cursa con anemia regenerativa, depresión, pérdida de peso, palidez de mucosas y, a veces, esplenomegalia. Los parásitos se pueden ver en frotis sanguíneos en situación periférica a los hematíes.

Protozoos: Toxoplasma gondii

Bacterias: ya sean en cavidad bucal (estomatitis), respiratorio (neumonía, piotórax), intestino (Salmonella spp., Campylobacter spp.) o piel (piodermas).


OTROS CUADROS CLÍNICOS ASOCIADOS A INFECCIÓN POR FeLV

ENFERMEDADES INMUNOMEDIADAS: Glomerulonefritis, poliartritis, alteraciones mucocutáneas similares al pénfigo, anemia hemolítica inmunomediada y síndrome parecido al lupus eritematoso sistémico.
HIPERPLASIA DE GANGLIOS LINFATICOS PERIFÉRICOS: Sobre todo en ganglios submandibulares. El diagnóstico suele ser de hiperplasia linfocítica no tumoral.
TRASTORNOS DE LA REPRODUCCIÓN: Gatas infectadas por FeLV pueden padecer de infertilidad, reabsorción fetal, abortos, mortinatos ó el llamado "síndrome del gatito débil", gatos virémicos que mueren dentro de las dos semanas de vida

OSTEOCONDROMAS (figura 5): De histología benigna pero, debido a su creciento, pueden causar cuadros compresivos graves.

NEUROBLASTOMA OLFATORIO



Figura 5: Gato positivo a FeLV con un osteocondroma. Se trata de un tumor benigno
pero a veces puede provocar compresiones de órganos importantes,
como en el caso del ojo y la cavidad nasal de este gato

DIAGNOSTICO

No hay ninguna prueba que, por sí sola, nos de un 100% de efectividad en el diagnóstico de la infección por FeLV (8,10). La mejor prueba de diagnóstico para detectarla es el test de ELISA en sangre(6). Es la prueba más sensible para detectar antígeno en sangre, además de tener una especificidad alta. Existen en el mercado muchos test de ELISA rápido en soporte sólido fáciles de utilizar y a precios asequibles. Todas detectan el antígeno de grupo p27 en sangre completa, suero ó plasma. El test de ELISA en saliva ó lágrimas ha caído en desuso debido a su baja sensibilidad (gran cantidad de falsos negativos).

El gato enfermo por infección con FeLV habitualmente es joven, macho, sale de casa con frecuencia o ha nacido en una colonia de gatos con presencia del virus. El diagnóstico a partir de los signos clínicos es difícil, habida cuenta de lo variados que pueden ser. En nuestra clínica, a cualquier gato con historial epidemiológico dudoso se le realiza un test ELISA en sangre y el resultado se refleja en su cartilla de vacunación junto a la fecha del análisis.

¿ Cuándo un gato infectado con FeLV es positivo al test de ELISA? En tres casos:

1. A partir de los 2 a 12 días post-infección debido a la diseminación primaria del virus por linfocitos y monocitos infectados antes de llegar a la médula ósea. Esta es la razón por la que se debe hacer la prueba de ELISA en sangre al menos 15 días después de que el gato haya abandonado la zona de riesgo. Por ejemplo, si un gato ha sido recogido de la calle hace 3 días y acude a nuestra consulta, debemos esperar 12 días antes de hacerle el test para evitar un falso negativo. Esta se considera una viremia transitoria y la padecen todos los gatos que toman contacto con el FeLV.

2. Entre las 4-8 semanas post-infección, momento en que se comienza a diseminar el virus por el torrente sanguíneo. A su vez el gato será virémico de dos maneras:

Será VIREMICO TRANSITORIO si la respuesta del sistema inmune es correcta.
Será VIREMICO PERSISTENTE si no hay capacidad de respuesta del sistema inmune.

Hay muchas clínicas que sólo tienen posibilidad de hacer esta prueba de diagnóstico. Por eso es importante aclarar que un solo test de ELISA positivo nunca nos da un diagnóstico definitivo, pues el gato puede eliminar el virus al cabo de los dos meses o mantenerse como infectado toda su vida. La consecuencia práctica que se extrae de todo ello es que, ante un gato con la primera prueba de ELISA positiva, siempre habrá que repetirla a los 2 meses para poder diferenciar si es un virémico persistente (volverá a dar positiva) o un virémico transitorio (dará la segunda prueba negativa).
En EEUU y algunos laboratorios de España se utiliza otra prueba de diagnóstico: El Test de Inmunofluorescencia indirecta (IFA), que también detecta Ag viral p27, pero dentro de los leucocitos y plaquetas (10). Se utiliza un frotis de sangre o de médula ósea. Es menos sensible para detectar viremia que el ELISA (tarda más en detectarla), pero, sin embargo, se considera más específica para FeLV. Cuando se utiliza como test único, detecta una infección persistente, pero, si hemos realizado la prueba en un gato dentro de las tres primeras fases de desarrollo de la infección, puede darnos un falso negativo. Por eso se recomienda utilizar una combinación de ELISA/IFA para saber exactamente el estado de la infección que padece el animal y qué pronóstico tiene. Lamentablemente, en España son pocos los laboratorios que realizan el test de IFA.

Los resultados superpuestos de IFA y ELISA dan un caso curioso, los llamados GATOS DISCORDANTES. Se llaman así a aquellos que dan ELISA + pero IFA -. Se han dado varias explicaciones para este fenómeno, pero la más plausible es que el ELISA en sangre detecta partículas virales incompletas que provienen de una infección en alguna zona del organismo distinta a la médula ósea(5). No se sabe aún en qué órganos o tejidos puede quedarse acantonado el virus (¿mucosa oral, glándulas salivares?), pero se consideran no infectantes para otros gatos.

Una prueba de diagnóstico nueva que se está aplicando al diagnóstico de la infección por FeLV es la reacción en cadena de polimerasa (PCR) (Figura 6). Se trata de una prueba que, en manos expertas, tiene la más alta especificidad para detectar partículas virales. Puesto que es capaz de detectar mínimas cantidades de antígeno viral, podría constituir un arma muy útil para diagnosticar los casos falsos negativos a ELISA e IFA que tengan síntomas consistentes de enfermedad por FeLV. En varios estudios (7) se equiparó en un 100% los resultados del ELISA en sangre y la PCR en sangre. Sin embargo, cuando se utiliza la PCR en médula ósea, la utilidad puede ser mayor, habida cuenta su capacidad para detectar infecciones latentes. El valor diagnóstico de la PCR en médula es equiparable 100% con la prueba de IFA en sangre ó médula (7). Nosotros la utilizamos en lugar del test IFA a partir de muestras tomadas de médula ósea de gato para confirmar el estado de la infección tras hacer un doble análisis de ELISA en sangre (ver tabla 2).



Figura 6: Test de PCR para FeLV en un gato positivo



TABLA 2: PROTOCOLO DE DIAGNOSTICO MEDIANTE TEST COMBINADO ELISA/PCR (IFA) PARA LA INFECCIÓN POR FeLV

TEST ELISA INICIAL
( 15 dpc *)

TEST ELISA 2 MESES
PCR EN MEDULA (IFA)
DIAGNOSTICO
NEGATIVO
NO
NEGATIVO
LIBRE DE FeLV
NEGATIVO
NO
POSITIVO
PORTADOR LATENTE
POSITIVO
NEGATIVO
NEGATIVO
INMUNOCOMPETENTE
POSITIVO
NEGATIVO
POSITIVO
PORTADOR LATENTE
POSITIVO
POSITIVO
NEGATIVO
DISCORDANTE (repetir)
POSITIVO
POSITIVO
POSITIVO
VIREMICO PERSISTENTE
* Dpc: Días post-infección

TRATAMIENTO

No se ha podido conseguir ningún tratamiento que elimine el virus en los gatos virémicos persistentes. Sólo podemos aspirar a mejorar su esperanza de vida, que puede llegar a alcanzar actualmente un máximo de 3 años y medio post-infección. Gracias a las investigaciones en el tratamiento contra en VIH tenemos esperanzas fundadas de que en el futuro puedan tratarse con éxito a los gatos virémicos persistentes.

Comenzamos el tratamiento si hay un diagnóstico ELISA +, antes de saber el resultado de la segunda prueba. Si el animal es portador asintomático sano, trataremos sólo la infección viral. Si el animal es portador y enfermo, se tratará también, si se puede, el síndrome asociado a la infección.

TRATAMIENTO DE LA INFECCION VIRAL

ANTIVIRALES: Se ha intentado con Inhibidores de la transcriptasa inversa como el AZT (Zidovudina) Retrovir (Lab. Wellcome) y la dosis es 5-10 mg/Kg / 12 horas VO durante 6 semanas. Vigilar anemia, citopenias y hepatotoxicidad. El compuesto PMEA (9-(2-fosfonilmetoxiletil) adenina) es el mejor inhibidor in vitro de la replicación de los retrovirus, pero su alta hepatotoxicidad y la depresión linfoide que provoca le hacen por ahora poco útil. Ambos han demostrado ser efectivos para mejorar los síntomas, pero no varían el estatus viral del gato. Además no se recomienda un tratamiento más allá de 3 semanas, para evitar efectos iatrogénicos irreversibles.

INMUNOMODULADORES: Se utilizan desde la primera prueba ELISA + y en cualquier grado de viremia. Mejoran la respuesta inmune y previenen infecciones oportunistas. Mejoran además la actitud del animal y el apetito. Nosotros utilizamos una mezcla de Interferón humano y Propionibacterium acnes de la siguiente manera:

Se parte de un vial de Interferón (Intron A®, Roferón®) de 3 millones de UI. Se diluye en una botella de 500 ml de suero fisiológico para obtener lo que llamaremos solución madre. Esta se puede mantener en el congelador durante un año. La solución madre posee una concentración de 1/6000 UI. De la solución madre se toma 1 ml y se añade a otra botella de 100 ml de suero fisiológico, con lo que obtenemos una solución hija concentrada al 1/60. Esta permanece estable en refrigeración 6 meses. La dosis es de 1 ml de sol. hija/ gato y día VO. Si se une el interferón a otro inmunomodulador el efecto es mejor. Nosotros utilizamos Propionibacterium acnes (Pro-Tec inyectable®, Lab. Ovejero) a razón de 0.5 ml/ 15 días vía SC.

Tratamiento de gatos sintomáticos (anemia de menos de 5x106/mm³ de GR) con Interferón felino (Virbagen® Lab. VIRBAC). 1 millón U/ kg. SC cada 24h. Durante 5 días. Control de sangre a los 14 días. Si ha aumentado la cifra de GR hasta más de 5x106/mm³, repetir la pauta otros 5 días más y a los 2 meses otra pauta de 5 días más.

TRATAMIENTO DE SINDROMES ASOCIADOS

NEOPLASIAS: Según la presentación utilizaremos tratamiento quirúrgico o quimioterapia. Los protocolos de quimioterapia para el linfoma son los que encontramos en los textos de oncología (Ciclofosfamida-Vincristina-Prednisona sobre todo, con o sin Arabinósido de Citosina) (11).

ANEMIA NO REGENERATIVA, CITOPENIAS: Se puede intentar la trasfusión sanguínea.

INMUNOSUPRESION: Provoca la aparición de innumerables enfermedades infecciosas asociadas que deberemos tratar independientemente de la terapia elegida contra el FeLV.



PREVENCION

La vacunación es la única medida efectiva para la prevención de la infección por FeLV. Existen varias vacunas en el mercado, tanto de virus completo inactivado como de subunidades. En los últimos años han aparecido las nuevas vacunas recombinantes, más seguras porque no llevan coadyuvantes en su composición, con lo que minimizan el riesgo de aparición de sarcomas postvacunales. Ninguna vacuna llega al 100% de efectividad, por lo que deben asociarse a otras medidas de prevención. En la primovacunación deben ponerse 2 dosis con 3-4 semanas de intervalo. El refuerzo es anual. Sólo vacunaremos a aquellos gatos cuyas pruebas de diagnóstico den negativas desde el principio. Los virémicos persistentes no se podrán beneficiar de la vacunación en ningún caso. Un gato portador latente no debe ser vacunado contra ninguna enfermedad, ya que ello supondrá una estimulación a la producción de Ac por parte de los linfocitos y estos se encuentran hipotéticamente infectados por ADN viral. La estimulación en la producción de Ac provocará estimulación en la producción del FeLV. En nuestra clínica sólo vacunamos contra FeLV a gatos que tienen riesgo de contraerla (salen de casa, entran y salen gatos de su hábitat...).

Hay ya muchos veterinarios de todo el mundo que no recomiendan sacrificar a gatos sanos positivos a FeLV (5). Si el propietario entiende una serie de medidas de control, el animal puede mantener una buena calidad de vida durante años. Cuando el gato vive sólo en una casa, las medidas de control consisten en no dejar salir a la calle a la mascota para evitar que contagie el virus y que padezca agresiones que pongan en peligro un organismo que ya de por sí puede estar inmunodeprimido. Castrar a estos animales también es una medida recomendada para disminuir el riesgo de salidas a la calle. Es justificado realizar un chequeo anual frente a FeLV en gatos en riesgo. Se considerará "gato de riesgo" al gato que entra y sale de casa, gatos que se pelean, gatos que han sido heridos, gatos vagabundos, gatas montadas por un macho sin control sanitario, gatos que tienen contacto con colonias de gatos no controladas o gatos que viven en un colectivo con algún gato positivo a FeLV o con riesgo de serlo (10).

Cuando tengamos un criadero con casos de infección por FeLV actuaremos de la siguiente manera:

" Hacer prueba de ELISA a todos y separar a positivos de negativos, así como sus comederos y bebederos

" Los portadores latentes se eliminan del criadero, ya que no son recomendables a pesar del bajo riesgo de reactivación de la infección

" Los negativos son testados cada 2 meses durante un año, y se van eliminando los positivos hasta obtener una colonia libre de FeLV

" Todo gato nuevo debe pasar una prueba ELISA negativo inicial y respetar una cuarentena de 4 semanas, periodo tras el cual se le repetirá el test. Sólo entrará en el criadero si vuelve a ser negativo y tiene un test de PCR/IFA en médula Negativo.

¿ QUE RECOMENDACIONES HAREMOS A UN CLIENTE CUYO GATO ACABA DE TENER UN TEST DE ELISA POSITIVO A FeLV?

Un solo resultado de test positivo, si el gato está sano, debe ser confirmado a los dos meses con un segundo test, e incluso una IFA ó PCR en médula ósea. Una vez que el gato sano es confirmado como FeLV positivo persistente, hay varias informaciones que pondremos en conocimiento de nuestro cliente:

Pronóstico: la media de supervivencia de un gato FeLV positivo virémico persistente sano es de 3 años y medio desde que contrajo la infección

Riesgo para otros gatos: el gato deberá vivir recluído en casa para minimizar el riesgo de contagio a otros gatos

Riesgo de padecer enfermedades infecciosas: el gato debe vivir dentro de casa para evitar sufrir infecciones secundarias

Riesgo para la Salud Pública: el riesgo de contagio a los humanos en contacto con gatos FeLV + parece no existir

Explicar las opciones terapéuticas

Evitar las situaciones de estrés (viajes, cirugías no necesarias, introducción de otro gato en su ambiente)

Evitar el uso de corticoides si es posible

Vacunas: no las necesita si es un gato que no sale de casa. En cualquier caso, sólo podremos utilizar vacunas inactivadas y se prefiere no utilizarlas para evitar activación en la producción de virus por parte de los linfocitos infectados



AGRADECIMIENTOS

Quiero agradecer su continua colaboración a mis compañeros de trabajo Alberto Fernández Lommen y Susana Domínguez los cuales, con su ayuda, me ha permitido sacar tiempo que, en otras circunstancias hubiera sido imposible de obtener. También a mis compañeros del grupo de Medicina Felina de Madrid por su constante apoyo y estímulo. A Cardiosonic por sus magníficas imágenes y su saber hacer. Por su puesto a Carmen y a mis hijos Javier y Darío por permitirme robarles un tiempo que debería haber sido para ellos.

BIBLIOGRAFÍA

(1) Sherding RG: Virus de la Leucemia Felina: En Birchard-Sherding, Manual clínico de procedimientos en pequeñas especies, 2ª Ed. McGraw-Hill Interamericana, 2002. Pgs 91-100

(2) Cotter SM: Neoplasia viral felina: En Green CE, Enfermedades Infecciosas en perros y gatos, 2ª Ed; McGraw-Hill Interamericana, Pgs 78-92

(3) Mehl ML: Feline Leukemia Virus: En Lappin MR, Feline Internal Medicine Secrets, 1ª Ed; Ed. Hanley & Belfus, Pgs 387-391

(4) Harvey JW: Hemobartonelosis: En Green CE, Enfermedades Infecciosas en perros y gatos, 2ª Ed; McGraw-Hill Interamericana, Pgs 182-188

(5) Wolf AM: CVT Update: Feline leukemia virus. En Bonagura JD, Kirk's Current Veterinary Therapy XIII, Small Animal Practice, 13ª Ed. WB Saunders Co., 2000. Pgs 280-284

(6) Colloquion on FeLV/FIV: Test and vaccination. J Am Vet Med Assoc 199(10): 1275-1276, 1991

7) Herring ES, Troy GC, Toth TE, Forrester SD, Weigt LA, Herring IP: Detection of feline leukaemia virus in blood and bone marrow of cats with varying suspicion of latent infection, Journal of Feline Medicine and Surgery (2001) 3, 133-141

(8) FeLV talk archives- February 2000: Re: Question a/b the pathogenesis of FeLV chart

(9) Arjona A, Escolar E, Soto I, Barquero N, Martín D, Gómez-Lucia E: Seroepidemiological survey of infection by Feline Leukaemia Virus and Feline Inmunodeficiency Virus in Madrid and correlation with some clinical aspects, Journal of Clinical Microbiology, Sept. 2000, Pgs 3448-3449

(10) American Association of Feline Practitioners-Academy of Feline Medicine Recommendations for Feline Leukemia Virus Testing, En Bonagura JD, Kirk's Current Veterinary Therapy XIII, Small Animal Practice, 13ª Ed. WB Saunders Co., 2000. Pgs 282

(11) Bell, FW: Recomendaciones para los gatos FeLV/FIV positivos con cáncer, August JR, Consultas en medicina interna felina 3, Ed. Inter.-médica, 1999. Pgs 560-566

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada