viernes, 22 de agosto de 2014

ÉBOLA EN MONOS GRANDES

ÉBOLA EN MONOS GRANDES

Ebola fiebre hemorrágica del virus es una enfermedad zoonótica transmitida a los humanos por contacto directo con animales vivos o muertos infectados, y más concretamente con su fluido corporal. La caracterización genética y antigénica del virus de Ébola aislados durante los brotes humanos ha llevado a la identificación de los cuatro subtipos - Ébola Sudán, Zaire E., E. Costa de Marfil y E. Reston. Ebola Reston se origina en Asia y nunca se ha reportado que causa enfermedad en humanos, pero los otros tres subtipos circulan en el subcontinente africano y son patógenas para los seres humanos, causando una enfermedad específica hemorrágica febril. Después de un periodo de incubación de unos 12 días, las víctimas desarrollan rápidamente fiebre alta, diarrea, vómitos, trastornos respiratorios y hemorragias. Sobreviene la muerte dentro de unos pocos días. Las tasas de letalidad son alrededor del 80% con E. Zaire y el 50% con E. Sudán (Pourrut & al., 2005).

El primer brote registrado de Ébola ocurrió en Sudán (por el llamado subtipo Ébola Sudán), cerca de la frontera con la República Democrática del Congo, entre junio y noviembre de 1976, un segundo brote se produjo en la misma región 3 años más tarde, entre julio y octubre de 1979 Mientras tanto (agosto y noviembre de 1976), un brote por E. Zaire ocurrió en República Democrática del Congo, cerca de la frontera con Sudán y la República Centroafricana. Esta enfermedad previamente desconocida fue nombrado por el río Ébola, que fluye más allá de Yambuku (epicentro del brote en la República Democrática del Congo). E. Zaire hizo una segunda aparición, pero restringido (sólo un caso registrado) en República Democrática del Congo en junio de 1977.

Después de un período de 15 años en los que no se registraron nuevos casos, Ebola resurgió en 1994 por un período de 3 años. Esta nueva etapa se caracterizó por la identificación de un nuevo subtipo, E. Costa de Marfil, y por una escalada de brotes por E. Zaire. Brote de Ébola fue detectado en los chimpancés del Parque Nacional Tai (Costa de Marfil) en junio de 1994 (Formenty et al., 1999), y un etnólogo se enfermó después de la autopsia a un chimpancé encontrado muerto en el bosque Tai. Fue el primer y único caso humano observado en África Occidental, y el único caso claramente atribuido a E. Costa de Marfil. 25% de los 43 chimpancés en la comunidad estudiada se detectaron  haber muerto por el virus (Formenty et al., 1999). Con respecto a E. Zaire, el primer brote de este período se produjo en la ciudad de Kikwit, a unos 500 km de Kinshasa (República Democrática del Congo), mientras que otros  tres brotes ocurrieron en el noreste de Gabón: en Mekouka entre 1994 y 1995, Mayibout a principios de 1996, y entre 1996 y Booué 1997 Aunque no hay ninguna prueba; los brotes en las personas son sospechosas de estar vinculadas a una drástica disminución registrada en grandes  monos en el bosque Minkébé (Huijbregts & al., 2003). De hecho, Lahm (2000) reportó una disminución de 90% en el gorila y el 98% en la  de chimpancés en comparación con sus observaciones anteriores en la misma zona - antes de  las epidemias de Ébola 1994 y 1996.

Desde el año 2000, varios brotes de E. Zaire ocurrieron en un área relativamente limitada: la región de la frontera de Gabón y la República del Congo. Se registraron brotes sucesivos en Mekambo y Makokou, Gabón (octubre de 2001); Ekata y Olloba pueblos, en la República del Congo (noviembre-diciembre de 2001). Entonces, el distrito y pueblo de Mbomo, RC (entrada del Parque Nacional Odzala) sufrieron 3 brotes sucesivos: marzo de 2002; Diciembre 2002 a mayo 2003; y octubre-diciembre de 2003 El origen de estos brotes están bien documentados, y todos (algunos de los cuales tenían múltiples fuentes) se produjo después de la gente había manejado cadáveres de animales que se encuentran en el bosque (principalmente gorilas, chimpancés y antílopes). En Lossi Santuario (sur de Mbomo), el 91% de los gorilas conocidos individualmente en grupos de estudio de Bermejo (143 personas en total) desaparecido entre octubre de 2002 enero de 2003; y el 95,8% de los individuos en los grupos recién monitoreados fueron asesinados entre octubre de 2003 enero de 2004 (Bermejo y cols., 2006). Extrapolando a partir de transectos de mayor alcance que llevaron a cabo, Bermejo y sus colegas concluyen que en una región km2 2700 que rodea el Santuario de Lossi, aproximadamente 5.000 gorilas han sucumbido a la epidemia actual. Más al norte, dentro del Parque Nacional Odzala, Ebola estalló en Lokoué sitio de estudio en diciembre de 2003, la epidemia se extendió por casi un año, y mató a alrededor del 95% de los cerca de 377 gorilas identificados que antes frecuentaban el claro (Caillaud et al., 2006 ). Devos & al.,  informaron que tanto los gorilas y los chimpancés tasa de encuentro nido disminuyó en el bosque de los alrededores por 80-85%.

En este período también se observó un resurgimiento de E. Sudán, en Uganda entre octubre de 2000 y enero de 2001, y en Sudán, cerca de los sitios donde hubo brotes anteriores de 1976 y 1979, mayo-junio de 2004.
Desde el descubrimiento del virus del Ébola en 1976, ha habido 13 brotes humanos en África (nueve por E. Zaire y cuatro a por E. Sudán) y dos casos aislados (debido a E. Zaire y E. Costa de Marfil). Estos brotes tuvieron lugar durante tres períodos distintos (tres entre 1976 y 1979, cuatro entre 1994 y 1997, y seis entre 2000 y 2004). En total, el virus del Ebola infectó a unas 1.850 personas y causó casi 1.300 muertes. Los diferentes subtipos de virus de Ébola mostraron un cierto patrón geográfico, E. Costa de Marfil que afecta a África occidental, E. Sudán al este de África, y E. Zaire África central. La aparición recurrente de E. Zaire desde mediados de la década de 1990 en Gabón y la República del Congo han sido las más monitoreadas ​​y que han entregado claves sobre la relación entre los seres humanos y la mortalidad animal salvaje. En cada caso de brote humano, al mismo tiempo, las poblaciones de simios más cercanos han experimentado grandes descensos en las poblaciones de simios en ciertos bosques cayendo en más de un 90% en pocos años o meses (Huijbregts et al, 2003;. Walsh et al. , 2003; Bermejo et al, 2006;.. Caillaud et al, 2006;. Devos et al, presentado).

Cuatro poblaciones de simios monitoreados ​​se sabe que han sido afectadas y / o diezmado por el virus (chimpancés del bosque de Tai, ambos simios del bosque Minkébé, Lossi Sanctuary y Lokoué bai). Las cifras dadas son alarmantes como por ejemplo, sólo los brotes Lossi, matado casi tantos gorilas como los que sobreviven  en toda la especie de gorila oriental (Gorilla beringei). Sin embargo Lossi representa sólo una pequeña fracción de los gorilas occidentales muertos por E. Zaire en la última década: a causa de la dificultad de la detección de brotes en animales salvajes (poblaciones locales idealmente deben ser controlados antes, durante y después de un evento epidemia de poder detectar cambios en los números), es muy probable que ocurrieron otras mortandades entre los mamíferos de los bosques tropicales, pero no se han registrado, lo que significa que los hechos ahora reconocidos son muy probablemente una falta de representación del verdadero impacto del virus Ebola en salvaje animales.

El temor actual es que la propagación del virus continúa entre las poblaciones de animales salvajes. Los científicos aún no saben por qué y cómo el virus Ébola ha surgido de manera explosiva en los últimos años: está el virus latente en una reserva natural - una especie forestal que podrían portar el virus sin conseguir enfermar de muerte? Se ha sospechado de los murciélagos  como tal (Leroy et al., 2005). Y si es así, ¿cuáles son los parámetros ambientales que conducen a su estallido? (alteración de su hábitat, el cambio climático, ...?) O si el virus se propaga principalmente de un mono infectado a sus contactos?

Aunque ambos mecanismos de propagación probablemente juegan un papel importante,  actualmente están aumentando las evidencias  que los simios  de hecho transmiten el virus a los demás (Walsh et al, 2007.) dentro de un grupo social, entre los grupos sociales, e incluso entre especies. Esta amenaza a las poblaciones de simios que viven en el bosque contiguo es por lo tanto muy fuerte como acto de transmisión-mono a mono como un amplificador de brotes de Ebola. Las medidas de control deben tomarse tan pronto como sea posible para evitar  que las especies de simios, una vez abundantes y ampliamente distribuidas, puedan eventualmente reducirse a pequeñas poblaciones remanentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada