domingo, 25 de octubre de 2009

LOS ANIMALES Y SUS ENFERMEDADES EN LA EDAD MEDIA

En el Imperio Romano, unos 100 años d.C., el uso de los caballos, mulas, bueyes y burros permitío el transporte a través de todo el imperio y su defensa. Carruajes de 4 ruedas y tirados por 8 ó 10 mulas fueron utilizados exitosamente. ¡Estrictos reglamentos se impusieron para proteger a los animales de un excesivo trabajo y el consecutivo desgaste de sus cascos!


Por otra parte, los caballos daban una gran movilidad a las tribus bárbaras mongólicas que así podían cubrir vastas distancias. Los mongoles eran excelentes jinetes al igual que los sarmantians y los vándalos. Recordemos que las invasiones bárbaras iniciaron la declinación del Imperio Romano.


Junto a las invasiones provenientes de las estepas del oeste de Asia, llegaron epizootias que afectaron al ganado local. Algunos brotes, probablemente peste bovina o "rinderpest", afectaron al ganado local causando una mortalidad cercana al 95%. Esto ocurrió en las incursiones de los hunos de Atila (500 a 600 años d. C.). Y debido a que los bueyes eran esenciales en el trabajo agrícola, la entera producción de alimentos se vio afectada. Además, la costumbre de las tribus teutónicas de emplear perros en la guerra, introdujo la rabia en personas y animales domésticos.


Las plagas afectaban tanto a humanos como a animales domésticos en una epoca en que los médicos no tenían respuestas ni tratamientos. A medida que los animales y las personas morían en masa, los agricultores perdían la fe en los médicos y se acercaban a místicos y charlatanes en busca de consejos y tratamientos. Históricamente se sabe que las guerras de pacificación de Carlomagno trajeron desastrosas epizootias de peste bovina o rinderpest"


Pareciera ser que las epidemias de los animales a menudo empezaban después de las invasiones militares, especialmente desde las estepas de Asia. Los rebaños autóctonos eran particularmente vulnerables a los nuevos agentes infecciosos virulentos, a los cuales nunca se habían expuestos, y por lo tanto no tenían una inmunidad específica. Las grandes plagas también afectaban al gando de los bárbaros. Curiosamente se sabe que el ganado Grey húngaro era resistente a la peste bovina.


Probablemente los brotes de peste bovina ocurrieron en los primeros 300 años de la era cristiana después de las incursiones de los hunos de Atila.

Desde esa época hubo grandes divergencias entre las explicaciones espirituales y materialistas del sanamiento de las enfermedades. En la era cristiana, en Europa, hubo fuertes tensiones entre los médicos cientistas los que progresivamente atribuían a causas materiales o biológicas la producción de las enfermedades, en tanto que los religiosos consideraban a las enfermedades, (humanas y de animales) como un castigo divino. Los tratamientos también diferían y se consideraban como milagrosas algunas curaciones. Una de las más conocidas es la "curación" de San Aló obispo de Noyon quien cortó la pata enferma de un caballo para luego reinsertarla completamenmte sanada. Un peregrinaje anual de caballos en Flandes conmemoraba este milagro atribuído a San Silas y San Eligius...!

La similitud entre la acción de sangrar y la aplicación de sanguijuelas a los pacientes, permitió aplicar esta última como alternativa menos mórbida para ajustar los humores de los pacientes. El término "leech" o sanguijuela se utilizó para denominar a los médicos o doctores de caballos como "horse leech" y a los médicos de bvacas como "ox leechs".

En el libro sajón "Leechbook of Bald" (900 d.C.) se describe aplicar tres sangrías contra algunos signos de enfermedades animales como las piernas hinchadas.

La capacidad de realizar curativas milagrosas en seres humanos de los médicos romanos Cosmas y Damien, se extendió a los caballos que sufrían de actinomicosis. Una epizootia de "madness" o locura en el ganado francés en 1570, que se diseminó a ovejas y venados, fue tratada, reduciendo la mortalidad, visitando la tumba de San Martín. Superstición que duró hasta los tiempos modernos... San Leonardo quien murió en 599, es considerado en el medio rural europeo, como santo patrono de los animales enfermos. Otra superstición era que el cuerno del ganado se afectaba por demonios mágicos y que además podían causar enfermedades en otros animales.

El libro "Leechdoms Wortcunning and Starcraft of Early England" (1864) trataba sobre aspectos folclóricos y mágicos de la medicina humana y animal. La traducción de Thomas Oswald C. entrega recetas, principalmente hierbas medicinales, para disminuir y aliviar los síntomas de algunas enfermedades del hombre y animales, a los que se agregaban encantos mágicos y plegarias religiosas. El libro "The Medicine of Quadrupeds" escrito en 1100, desarrolló un extenso pero inefectivo sistema de tratamientos en base a extractos de órganos animales.

Uno de los máas famosos místicos sanadores de animales en la Europa Medieveal fue Santa Hildegar de Bengen (1099 - 1179). Sus tratamientos se basaban en los trabajos de Aristóteles. Sus ideas sobre las enfermedades de los animales las escribió en dos libros "Phisics"and "Causae et Curare". Ella utilizaba algunas piedras, como el onyx y diversas hierbas para tratar las plagas; y para la rabia canina la cabeza de un "lark".

San Dunstan (910 d.C.) patrono de los herreros ingleses, debió atender al diablo que se presentó como centauro; al herrarlo lo hizo con tanto dolor que el maligno juró no volver a entrar nunca más a una casa en que hubiera una herradura! Esto explicaría la buena suerte que traen las herraduras...

El dominicano Albert von Bollstandt (1193 - 1280) o Alberto Magno o Alberto el Grande, intentó reconciliar la ciencia y la teología, o la filosofía aristoteliana y la doctrina cristiana. Escribió "De Animalibus" sobre cuadrúpedos, reseñando 25 enfermedades de los caballos. Su más original idea fue sobre el contagio que ocurría por mordeduras o heridas, contacto con animales enfermos o su lugar de habitación, o por la respiración del aire de animales enfermos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada