lunes, 1 de septiembre de 2014

VIRUS 2014 VACUNAS EN CANINOS Patricio Berríos Etchegaray



VACUNAS Y VACUNACIÓN  EN CANINOS
Patricio Berríos Etchegaray

 1. Vacunas y vacunaciones en moquillo o distemper canino

Los anticuerpos maternos disminuyen  con una vida media de 8,4 días y  generalmente desaparecen entre las 12 y 14 semanas de vida. Las vacunas se aplican entre  6 y 16 semanas de vida en cachorros que recibieron calostro. La inmunidad después de la recuperación de una infección natural o de vacunaciones puede persistir por años (¿7?)

La estabilidad de las vacunas liofilizadas contra el distemper es de 16 meses entre 0 y 4º C; 7 semanas a 20º C y 7 días con luz solar y a 47º C. La vacuna reconstituida dura 1 hora en refrigeración.

Cepas utilizadas: Rockborn, Snyder Hill (cepas neurotrópicas): inducen buena inmunidad protectiva, pero pueden presentar enfermedad post vacunal encefalomielitis (convulsiva o atáxica) …  Ondertepoort: menor RI pero menor riesgo de producir enfermedad post vacunal. Cepas desmielinizantes: A75/17 y R52. La cepa Rockborn produce encefalomielitis en carnívoros exóticos, panda grises, hurones y zorros. En hurones se aconseja vacunar con vacunas inactivadas o recombinantes!

Los esquemas que se aplican son diferentes según sea  el riesgo imperante en la ciudad o zona amagada. Considerando que los cachorros no son inmunocompetentes antes de los 2 meses de vida y que los anticuerpos maternos (94% en calostro) duran en el recién nacido aproximadamente entre 8 y 10 semanas, y que entre las 12 y 14 semanas disminuyen a un valor 0, se aconseja el siguiente esquema con  vacuna monovalente: 1ª dosis  a los 2 ½ -3 meses; 2ª dosis a los 3 ½ - 4 meses; 3ª dosis a los 6 meses, si hay  un notorio aumento de los casos clínicos. Con vacuna triple (virus distemper, leptospira, y virus hepatitis) o séxtuple  (virus distemper, leptospira, virus  hepatitis 1 y 2, parvovirus canino tipo 2  y  parainfluenza tipo 2) se aconseja aplicar la primera dosis de vacuna parvovirus a los 2 meses; luego a
 los 2 ½ meses la vacuna séxtuple y a los 4 meses la vacuna séxtuple o la vacuna triple.  La vacuna recombinante óctuple se aplica desde las 6 semanas de edad y cada 21 días hasta las 12 semanas (3 dosis).

Con vacuna VVM: aplicar en perros menores de 16 semanas: 1 entre 6 y 8 semanas; 2 entre 9 y 11 semanas, y 3 entre 12 y 14 semanas, más un refuerzo al año o cada 3 años.

Las vacunas inactivadas se utilizan para animales silvestres y de Zoo!

La inmunización por vacunación controlada es la única forma efectiva de profilaxis para DC actualmente. La inmunización activa con vacunas a VVM induce una inmunidad duradera y es la que ha permitido tener al moquillo canino bajo control en los últimos 35 años.
Vacunas preparadas con virus vivo modificado - La mayoría de las disponibles actualmente son las producidas por adaptación del virus a células aviares o cultivos celulares caninos. Este tipo de vacunas es muy efectivo ya que producen una inmunidad no menor a un año hasta varios años en la mayoría de los perros. Existen pequeñas desventajas en cada vacuna: las cepas virales adaptadas a células caninas inmunizan al 100% de los perros susceptibles pero esporádicamente pueden producir encefalitis postvacunal. Por el contrario, las cepas virales adaptadas a células aviares son más seguras para caninos aunque la respuesta inmune aparece 2 a 3 días después que la producida por vacunas adaptadas a células caninas y además posee la desventaja de que no todos los perros susceptibles son protegidos. Cualquier vacuna del tipo modificado puede ser fatal para otros animales salvajes y de zoológico (por ejemplo, pandas rojos o hurones de patas negras). Para estas especies deben utilizarse vacunas a virus inactivado. Vacunas a virus inactivados (VVI) - Son vacunas que se usaron a principios de siglo, no lograron controlar la enfermedad y ya no están disponibles en el mercado.

Vacunas con  virus heterotípico (sarampión).  La vacunación con ella ha sido la mejor manera de vencer la interferencia de los anticuerpos maternos con la inmunización. Tal y como con las vacunas inactivadas de VMC, el VS induce una inmunidad limitada que puede proteger a los perros contra la enfermedad del moquillo más no contra la infección por VCM. Una combinación de vacunas atenuadas de VDC y VS se utiliza comúnmente en cachorros de 6 a 10 semanas. Esto ofrece la ventaja de protección completa en ausencia de anticuerpos maternos y protección parcial en presencia de ellos.

Vacunas recombinantes y vacunas a ADN - Con los avances de la biotecnología se están produciendo muchas vacunas recombinantes contra el DC. Los virus portadores (por ejemplo, vaccinia, poxvirus de canario, adenovirus o baculovirus) son adecuados para utilizar en perros. Como insertos se utilizan los genes que codifican para las proteínas H y F, que producen una inmunidad protectora. Actualmente está disponible en el comercio una como vector. Aún y cuando la protección se puede asegurar con estos productos, es difícil igualar la eficiencia y la duración de la inmunidad de las vacunas con virus vivo modificado utilizadas actualmente. Los complejos inmunoestimulantes (ISCOMS) y las vacunas de ADN tendrían efectos similares.
Anticuerpos maternos - Estos interfieren con la inmunización y su persistencia en cachorritos influye notablemente en la época de la vacunación. El pasaje transplacentario de los anticuerpos maternos varía de 3 a 20% del nivel en suero de la madre. Durante el primer día de vida del cachorro la porción predominante de los anticuerpos en el calostro (aproximadamente el 80%) es absorbida en el intestino. La vida media de los anticuerpos maternos se estima en 8,4 días.
Programa de vacunación - El programa de vacunación de cachorros contra VDC debería incluir una combinación de virus modificados de VS-VDC a las 6 - 8 semanas de edad. Luego, dos revacunaciones con VDC separadas por 3 - 4 semanas. Se recomienda una revacunación anual, ya que puede haber pérdida de  anticuerpos debido a variaciones de las vacunas o del hospedero.  La mayoría de los perros queda protegido con vacunaciones con 2 - 3 años de intervalo. Se pueden evaluar los niveles de anticuerpos neutralizantes para confirmar la inmunidad. Los cachorros que no han ingerido calostro no deben vacunarse con vacunas a virus vivo modificado de VDC antes de las 4 semanas de edad. Las vacunas a virus vivo modificado pueden producir encefalitis pos vacunal fatal en cachorritos no protegidos así como en ciertos animales salvajes y algunas especies de zoológico.

Homeopatía - En años recientes la prevención homeopática por "nosodes" fue defendida en la prensa popular así como también por algunos veterinarios. Sin embargo, las declaraciones de prevención no han podido ser verificadas. Tales métodos no son recomendados. Recientemente, varias perreras que utilizaron los nosodes homeopáticos perdieron cachorros por infección con VDC (observaciones no publicadas).

Otras medidas de control - Además de la vacunación, el aislamiento estricto de los animales con VDC parece ser la etapa más importante en el control de la enfermedad. El virus es eliminado por todas las secreciones corporales durante la etapa  sistémica aguda y el contacto directo de perro-a-perro parece ser la vía principal de diseminación viral. Los perros con encefalitis subaguda por DC pueden también infectar a otros perros susceptibles. La desinfección del medio ambiente puede ser lograda con productos de uso común, ya que el virus envuelto es destruido rápidamente fuera del hospedero.

2. Vacunas contra parvovirus canino

Cuando emergió  la parvovirosis canina se usaron vacunas heterotípicas de la panleucopenia felina con escaso éxito; posteriormente se prepararon vacunas con el PVC-2 inactivado las que tampoco fueron eficaces. El uso de vacunas preparadas con virus vivo modificado  ha logrado disminuir el número de animales susceptibles y la mortalidad. Las vacunas contra la parvovirosis canina pueden ser muertas o inactivadas, preparadas con virus vivo modificado o convencionales, y potenciadas de altos títulos y de bajo número de pasajes.

Si no se aplica un esquema adecuado de vacunación se puede conferir una protección parcial lo que conduce a una infección subclínica con eliminación de virus infeccioso. La protección parcial sería debida a que la inmunidad local es débil y el virus se elimina por las heces sin causar enfermedad grave, ya que no se ha cortado totalmente el ciclo infeccioso del PVC-2. Las vacunas con virus vivo modificado (VVM) se aplican generalmente entre 6 y 8 semanas de vida del animal; las vacunas muertas pueden ser aplicadas a las 9 semanas de vida. Se recomienda vacunar a las hembras dos semanas antes del cruzamiento. La edad a vacunar dependerá del título de anticuerpos maternos… Las vacunas de bajos títulos virales producen una buena inmunización según cuando se vacune: a las  6 semanas: 25%, a las 18 semanas: >95%

Inmunización
En la actualidad se dispone de vacunas efectivas para prevenir la infección por CPV-2. Tanto las vacunas a virus atenuado modificado como las inactivadas han demostrado inmunizar a los cachorros susceptibles, (seronegativos). Las cepas atenuadas de CPV provienen de pasajes repetidos de los virus en cultivo celular. No se conoce el mecanismo que produce la mutación y la atenuación del virus, pero los virus vacunales se eliminan en títulos bajos por las heces, lo que sugiere que la ausencia de enteritis se debe a la disminución de la replicación viral en el intestino. En forma experimental, las vacunas a virus vivo han mostrado proteger por lo menos 3 años ó más. Las vacunas inactivadas,sin embargo, brindan una inmunidad a la infección de duración limitada, aunque los perros pueden quedar protegidos contra la enfermedad por varios meses. Para la profilaxis de la parvovirosis las vacunas preparadas con virus vivo modificado, (MLV) han demostrado ser más efectivas que las vacunas inactivadas. Esto ha
llevado al retiro virtual de las vacunas inactivadas del  mercado, mientras que las vacunas MLV han mostrado ser seguras, no inducir enfermedad, ni reversión de la virulencia, así como tampoco generación confirmada de "nuevos virus" a partir de los virus  vacunales.

Existe una fuerte correlación entre los títulos de los anticuerpos HI o inhibidores de la hemoaglutinación, de los seroneutralizantes (SN) y de la resistencia a la infección con CPV. La prueba HI es útil para la determinación de los anticuerpos que se correlacionan con inmunidad. Los títulos > 1:40 ó 1:80 como los detectados con HI, son considerados protectores. Los valores máximos de infección se encuentran en cachorros de más de 6 semanas de edad. Como ocurre con otras enfermedades infecciosas de los perros los
cachorros nacidos de madres inmunes están protegidos durante las primeras semanas de vida por los anticuerpos maternos adquiridos a través del calostro. La inmunización exitosa con la mayoría de las vacunas, puede realizarse con un grado elevado de confianza solamente en cachorros seronegativos, ó en cachorros con títulos de anticuerpos muy bajos. Los anticuerpos maternos se adquieren durante los primeros 2 - 3 días de vida, declinando posteriormente, con un promedio de vida media de 9 - 10 días. Los títulos de los anticuerpos adquiridos en forma pasiva con valores inferiores de 40 - 80 no se consideran protectores contra la infección, pero ellos generalmente interfieren con la inmunización. Hay un "período crítico" ("ventana de vulnerabilidad"), en el cual los anticuerpos maternos no están presentes en la cantidad necesaria como para brindar protección. No obstante, estos anticuerpos pueden neutralizar al virus vacunal, impidiendo la inmunización, constituyéndose este hecho en el mayor problema para lograr la inmunización en los cachorros antes de las 12 semanas de vida (Fig. 5). En los cachorros provenientes de madres que han sido infectadas con un parvovirus virulento, la interferencia de los anticuerpos maternos con la vacunación puede durar hasta las 18 ó 20 semanas, pero más del 90% de los cachorros originarios de las poblaciones vacunadas responden a las vacunas hasta las 12 semanas de edad. Poco se conoce sobre la inmunidad celular en las infecciones por CPV, pero se sabe que los anticuerpos neutralizantes se correlacionan con la protección, por lo tanto la determinación de estos permite una valoración del grado de inmunidad.

Generalmente la vacunación de los perros se realiza con vacunas multivalentes las cuales contienen virus de distemper canino, parvovirus canino, adenovirus canino, bacterina de leptospira y virus de la rabia inactivado. También están disponibles vacunas de CPV  monovalentes. Algunas de ellas contienen títulos muy altos (hasta 107 DICT50) y son altamente recomendadas para la primera vacunación de los cachorros. En Alemania la práctica más común es vacunar los perros a las 8 semanas de edad contra los virus CDV, CAV, CPV y contra la leptospirosis. Este esquema se completa con otra vacunación a las 12semanas, usando CDV, CAV, CPV, bacterina de leptospira y antigeno de virus rábico. En los criaderos que han presentado parvovirosis, la vacunación está recomendada a las 6 semanas de edad con una vacuna CPV monovalente.

Los dos esquemas descritos anteriormente, han sido recientemente analizados en un estudio con 400 cachorros provenientes de 60 camadas y vacunados con vacunas de 4 fabricantes. En este estudio el 60% de todos los animales seroconvirtieron a las 6 semanas de edad después de una dosis única de vacuna CPV monovalente, ó a las 8 semanas de edad con una vacuna multivalente. A las 12 semanas de edad al finalizar el plan de vacunación, cuando todos los animales habían recibido 2 ó 3 inoculaciones, dependiendo del esquema de vacunación aplicado, cerca del 10% de los cachorritos aún no habían seroconvertido. La razón principal de la falta de respuesta fue la persistencia de niveles de anticuerpos maternos interferentes. Ninguna de las vacunas analizadas fue capaz de superar los títulos de anticuerpos maternos de 1:160 ó más altos, independiente de si las vacunas eran "vacunas de títulos altos" ó no. En los cachorros la distribución de los títulos de anticuerpos maternos fue muy homogénea entre la camada y el 97% de los cachorros tuvo diferencias en el título máximo, de una ó 2 diluciones
cuando se le compara con los otros integrantes de la camada. En contraste la caída de los títulos de anticuerpos maternos no fue tan uniforme como lo esperado y la serología no fue lo suficientemente precisa como para utilizarse como la base para la estimación del mejor momento para efectuar una inmunización exitosa.

Basado en el estudio anterior, se recomienda el siguiente esquema general de vacunación:
1.      Vacunación a las 6 semanas de edad con una vacuna monovalente conteniendo CPV.
2.      Vacunación a las 8 semanas de edad con una vacuna multivalente conteniendo CPV, CDV, CAV, y bacterina de leptospira.
3.      Vacunación a las 12 semanas de edad con una vacuna multivalente conteniendo CPV, CDV, CAV, bacterina de leptospira y antígeno de virus de la rabia. 
4.      Vacunación a las 15 ó 16 semanas con una vacuna multivalente conteniendo CPV, CDV, CAV, bacterina de leptospira y antígeno de virus de la rabia.

Si es necesario desarrollar un esquema de vacunación individual, puede realizarse la determinación del título de los anticuerpos de 1 ó 2 cachorros en la camada a las 5 a 6 semanas de edad. Entonces, la vacunación de toda la camada puede calcularse con base a este título, teniendo presente que se ha estimado una vida media de los anticuerpos de 9,5 días. La probabilidad de mayor éxito con la vacunación se obtiene cuando el título de los anticuerpos maternos ha declinado a menos de 1:10. Los títulos por debajo de 1:40 permiten una protección variable, pero ellos pueden interferir con la vacunación.

Vacunación en traqueobronquitis

Se realiza de acuerdo a lo indicado para el distemper canino. Las vacunas que contienen AVC-1 pueden producir reacciones postvacunales de uveítis (ojo azul). La cepa Toronto 61 del AVC-1 puede producir laringotraqueítis y tos de las perreras. Actualmente se recomienda utilizar como antígeno inmunizante sólo el AVC-2 para evitar reacciones adversas al  AVC-1.


3.  Algunas vacunas comerciales

QUANTUM 6 (Pitman Moore). Contiene parvovirus canino,  virus distemper canino, virus hepatitis canina y virus parainfluenza como virus vivo modificado; y Leptospira icterohaemorrhagiae. En la primo  vacunación repetir la dosis 21 días después. Repetir anualmente.

 TISSUVAX-6 (Pitman Moore). Contiene parvovirus canino, virus distemper canino, adenovirus canino tipo 1 y 2 (hepatitis y problemas respiratorios), virus parainfluenza, y leptospiras (L. canícola y L. icterohaemorraghiae). Plan de vacunación sugerido: 1ª dosis a las 8 semanas de edad y repetir a las 12 semans. Vacunar anualmente.

 NOBI-VAC DHP-L (Intervet, Holanda). Contiene la cepa viva atenuada Onderstepoort del virus distemper canino, adenovirus canino tipo Manhattan y del parvovirus canino cepa 154, y cultivos inactivados de L interrogans, L. canícola y L. icterohaemorrhagia. Administrar a las 8 semanas de edad, repetir a las 12 semanas y revacunar anualmente.

VANGUARD  CPV (FIRST DOSE) (Smithkline Beechman) Contiene una cepa de  parvovirus específicamente seleccionada y atenuada por un bajo número de pasajes en una línea celular estable. Aplicar una dosis desde las 6 semanas de edad y una  revacunación a los 4 meses de edad.

VANGUARD ® PARVOVIRUS (Pfizer) Contiene PVC-2.  Administrar a las  6 semanas de edad, repetir opcionalmente 4 semanas después

VANGUARD ® SEXTUPLE.  (Pfizer) Vacuna compuesta por un componente liofilizado con VVM de  distemper canino, adenovirus   canino tipo 2, virus parainfluenza y  parvovirus canino, y un  componente líquido con bacterina de L. canícola y L. icterohamorragiae. Aplicar 1ª dosis: en perros de 12 o  más semanas de edad, la 2ª entre 2 y 3 semanas  después. Revacunar  anualmente. En perros menores de 12 semanas, aplicar la 1ª dosis  entre  las 8 y 12
semanas de edad; la 2ª: 3 a 4 semanas después, y una 3ª: 3 a 4 semanas después.

CANIFFA (R-M)   Liofilizada.  VVM:  vDC,  vHC  y  leptospiras. Aplicar en cachorros < 3 meses: 1° a las  6 semanas,  2°  12 semanas. En > de 3 meses aplicar una dosis única  y revacunar anualmente.
GALAXY 6 MPH-L  (SOLVAY) Liofilizada. VVM: vDC (tipo Onderstepoort), AV-2 (TorontoA26/61), vPI y parvovirus (cepa Cornell) + una fracción que contiene la bacterina leptospira inactivada.
Primoinmunizar con 3 dosis: 1° 8 a 9 semanas, 2°  12 a 13 semanas y 3° entre 16 y 18 semmanas. En perros > de 12 semanas sólo 2 dosis con un intervalo de 3 a 4 semanas.  Vacunar anualmente.

TRIVIRIDOG (R-M).  1 ml contiene: vDC 10/3 DECP50; vAVC2 10/2,5 y parvovirus-2 10/3. Vacunar 1°: 8 semanas y  2°  4 semanas después. Revacunar 1 año después de la primovacunación y luego en base anual.

 NOBI-VAC PUPPY DP (Intervet-Holanda). Contiene  vDC cepa Onderstepoort y cepa 154 del PVC. VVM. Vacunar a las 6 a 7 semanas Y revacunar a las 9 a 12 semanas.

 VANGUARD  D Norden: vDC como VVM. Aplicar 2 o 3 dosis en perritos > 3 meses. Revacunar a los 3 a 4 meses y revacunar en base anual.

 OTRAS VANGUARD: DA2 (virus DC y AVC-2);  DA2P  + virus PI;  DA2PL + Bordetella bronchiseptica y leptospiras; DHL (Trivalente); SEXTUPLE: vDC, AV-2, vPI y PVC más leptospiras; VANGUARD  ENDURACELL  DM: vDC (Snyder Hill) y virus del sarampión (Edmonton); ONTAVET 7: vDC, AVC-2, vPI, AVC-1, PVC más leptospiras.

¡Considerando el DOI (duración inmunidad observada) que es de 7 años, se recomienda vacunar cada 3 años lo que induciría una respuesta inmune protectiva. Si se utilizan vacunas inactivadas se recomienda vacunar una vez al año!

 RECOMBITEKc6/CV (Merial): ¡Vacuna   recombinante  de origen biotecnológico! Contiene una suspensión liofilizada de un vector Canarypox que expresa las glicoproteínas HA  y F del vDC(cepa Snyder Hill), y  AVC-2 (VVM), vPI, PVC (cepa Excel de alto título y    bajo N° de pasajes), vCorona (VVM) y leptospiras.
Aplicar      1 ml vía s/c desde las 6 semanas de edad y una 2°   dosis a las 2 a 4 semanas siguientes. Revacunar      cada 2 a 4 semanas hasta completar 16 semanas…
Animales con calostro: 1° vacuna a las 12 semanas, seguida de 2 dosis separadas por 3 a 4 semanas. Animales sin calostro: Vacunar a las 5 a 8 semanas y repetir a intervalos de 3 a 4 semanas. Esta vacuna es segura pero la cinética de RI es más lenta y requiere revacunación!
 


4.  Temas de discusión:

Vacuna Sarampión:
Vacunar a las 6 a 9 semanas con vacuna  sarampión o S + DC (útil en presencia de  títulos altos de anticuerpos específicos. La respuesta heterotípica es buena en cachorros de 6 semanas. No aplicar vacuna Sarampión a perras > 3 m.

Vacunas preparadas con cepas vDC Rockborn y Snyder Hill pueden producir polioencefalitis 7 a 15 días después. Se aprecian convulsiones. E inmunosupresión.  Esto no ocurre con la cepa
Onderstepoort.

Algunas vacunas utilizadas en caninos contienen además el CVC. Sin embargo, existe controversia sobre la utilidad de esta vacunación por cuanto no ha sido demostrado claramente su valor en la profilaxis contra el CVC.   ¡En Chile no hay estudios sobre coronavirus canino!


Vacunación en hepatitis infecciosa canina : Se realiza en forma similar a la señalada para el distemper. La vacunación sistemática ha reducido de manera notable la  prevalencia de la HIC que antes era más común. Estas vacunas contienen adenovirus canino homólogo (AVC-1) y otro aislado de las vías respiratorias (AVC-2). El AVC-1 se elimina por orina y el AVC-2 en las secreciones de las vías respiratorias altas

El AVC-1 puede producir  efectos adversos como nefritis intersticial, uveítis  anterior, edema corneal y opacidad de la córnea (ojo azul) que corresponde a un fenómeno inmunológico (hipersensibilidad tipo 3) debido a la formación de inmunocomplejos y al depósito de estos complejos en la córnea que se infiltra de neutrófilos. Por lo tanto se recomienda utilizar vacunas preparadas sólo con AVC-2.

Considerando el DOI (Mínima duración de inmunidad) de 7 años se recomienda vacunar cada 3 años lo que conferiría una inmunidad protectiva.

Papilomatosis oral canina: Autovacunas. Se preparan al 20% con material de verrugas finamente molidas. Se inocula el sobrenadante (con antibióticos).  0,5 a 1 ml vía i/m.

Lectura sugerida:

Paul, M.A., M. Appel, R. Barret et al. 2003.
Report of the American Animal Hospital Association (AAHA). Canine Task Force executive summary and canine vaccines guidelines and recommendations. J. Am. Anim. Hosp. Assoc. 39(2): 119 – 131.

Berríos, P. 1991. Aplicación de una autovacuna contra la papilomatosis infecciosa oral canina.
MEVEPA 5(4):  14 – 15.

Vet Microbiol. 2006 Oct 5;117(1):75-9. Epub 2006 Apr 18.   Links Duration of immunity for canine and feline vaccines: a review.  Schultz RD. Department of Pathobiological Sciences, School of Veterinary Medicine, University of Wisconsin-Madison, 2015 Linden Drive, Madison, WI 53706, USA.
manningj@svm.vetmed.wisc.edu

In our studies aimed at assessing the minimum duration of vaccinal immunity (DOI), approximately 1000 dogs have been vaccinated with products from all the major US veterinary biological companies. The DOI for the various products is determined by antibody titers for all dogs and, by challenge studies in selected groups of dogs. Recently, all major companies that make canine vaccines for the U.S. market have completed their own studies; published data show a 3 years or longer minimum DOI for the canine core products, canine distemper virus (CDV), canine parvovirus type 2 (CPV-2), and canine adenovirus-2 (CAV-2). Studies with feline core vaccines - feline parvovirus (FPV), calicivirus (FCV) and herpes virus type I (FHV-1) have shown a minimum DOI of greater than 3 years. Based on these results, the current canine and feline guidelines (which recommend that the last dose of core vaccines be given to puppies and kittens > or =12 weeks of age or older, then revaccination again at 1 year, then not more often than every 3 years) should provide a level of protection equal to that achieved by annual revaccination. In contrast, the non-core canine and feline vaccines, perhaps with the exception of feline leukaemia vaccines, provide immunity for < or =1 year. In general the effectiveness of the non-core products is less than the core products. Thus, when required, non-core vaccines should be administered yearly, or even more frequently.
La vacuna contra la influenza canina H3N8, ha conseguido una licencia condicional por el Servicio de Inspección de Plantas y Animales del Departamento de Agricultura, permitiendo su utilización en el país. Creada por Intervet / Schering-Plough Animal Health, la vacuna contra la gripe canina H3N8, es la primera vacuna contra el virus de la influenza canina, según informó la empresa con sede en Kenilworth, Nueva Jersey.
El permiso fue concedido a fines de mayo por el Servicio de Inspección de Plantas y Animales del Departamento de Agricultura estadounidense. Durante el período de licencia condicional, la empresa de sanidad animal continuará presentando los datos obtenidos en apoyo de la ejecución del producto, que será evaluado por los legisladores de los gobiernos para determinar si el producto podrá contar con una licencia permanente.
La vacuna, elaborada a partir de virus inactivados, ha demostrado reducir la incidencia y la gravedad de las lesiones pulmonares, así como la duración de la tos y el desprendimiento del virus. Está concebida como una ayuda en el control de las enfermedades relacionadas con la infección por el virus de la influenza canina, del tipo A, subtipo H3N8.
La vacuna se administra por inyección subcutánea en dos dosis, de dos a cuatro semanas. Puede ser dada a los perros de más de 6 semanas de edad y se puede darse anualmente como un componente de los protocolos de las vacunas contra las enfermedades respiratorias para asegurar una protección más completa.
La gripe canina fue identificada por primera vez en los Estados Unidos en el 2004. Desde entonces, el virus ha seguido extendiéndose y ahora ha sido detectado en perros en 30 estados, según la Dra. Cynda Crawford, Ph.D., asistente clínica de profesor de medicina de la vivienda en la Universidad de Florida y Edward Dubovi, Ph.D., profesor de virología en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell. Ambos doctores han seguido la enfermedad desde que el virus se identificó por primera vez.
"La influenza canina es una infección respiratoria altamente contagiosa que tiene un impacto significativo en los perros alojados en refugios, perreras y servicios comunales", dijo Crawford. "La disponibilidad de una vacuna puede ayudar a prevenir los costos médicos, financieros y emocionales asociados con este nuevo virus".
Porque el virus es un nuevo agente patógeno, la mayoría de los perros no tienen inmunidad contra la influenza canina. Por lo tanto, la infección puede propagarse rápidamente a través de refugios para animales, grupos de adopción, tiendas de mascotas, perreras pensionadas, clínicas veterinarias y cualquier lugar donde se congregan los perros.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense dice que no hay pruebas de que las personas pueden contagiarse el virus de los perros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada