jueves, 22 de mayo de 2014

ESTUDIO DE FACTIBILIDAD DE ERRADICAR EL CASTOR AMERICANO (Castor canadensis) EN LA PATAGONIA 2008

ESTUDIO DE FACTIBILIDAD DE ERRADICAR EL CASTOR AMERICANO (Castor canadensis) EN LA PATAGONIA

El castor americano (Castor canadensis) fue liberado en el Lago Fagnano, en el lado argentino de la Isla Grande de Tierra del Fuego en 1946, y desde entonces se ha dispersado a otras islas más pequeñas y al territorio continental, sobre un área de aproximadamente 7 millones de hectáreas en la que ocupan al menos 27.000 km de cursos de agua. Luego de varios intentos para manejar el castor, los Gobiernos de Argentina y Chile con el apoyo de laONG Wildlife Conservation Society resuelven realizar un estudio de factibilidad para determinar si el castor puede ser erradicado de Patagonia Austral, o de lo contrario, analizarotras opciones de manejo. Dada la falta de experiencia en el Cono Sur en procesos de erradicación y de control de esta especie originaria de Norte América, se reconoció la necesidad de convocar expertos internacionales con experiencia en erradicación y conocimiento de la especie blanco. Esta resolución fue el producto de una Estrategia Binacional (iniciada en el año 2001 y firmada en el año 2006), así como de un Tratado con protocolos adjuntos entre estas dos naciones (firmado el año 2007), cuya finalidad es trabajar para restaurar los ecosistemas de Patagonia Austral. En función de las propias misiones y funciones del SAG, junto con los antecedentes mencionados, el SAG licita la ejecución de este Estudio de Factibilidad, para lo cual se conformó el equipo postulado y al que finalmente fuera adjudicado el estudio.

Justificación del Control del Castor

El castor afecta adversamente la biodiversidad de Tierra del Fuego, produciendo cambios en el ecosistema fluvial y matando árboles de bosques ribereños. El castor también afecta negativamente la economía de Tierra del Fuego, en particular donde sus diques afectan caminos y la crianza de ganado.
El castor continúa imponiendo costos económicos a la infraestructura en Tierra del Fuego. Se calcula que los costos de reparación de caminos y alcantarillado afectados por las obras ingenieriles de los castores asciende a hasta aproximadamente US$4 millones, juzgando por los costos conocidos para algunos años en partes de Chile. Otros costos para la agricultura, silvicultura y crianza de salmones son relativamente menores – aún cuando pueden ser una molestia considerable para propietarios de tierras y negocios.
El castor también ha invadido el territorio continental de Sudamérica, y al menos que se remueva esta población, expandirá su rango en el continente y aumentará enormemente los costos económicos y en biodiversidad para Chile y Argentina.
El castor tiene algún valor económico positivo al ser explotado comercialmente por productores de piel y carne, quienes además son subsidiados por los gobiernos para promover la extracción como una potencial herramienta de control, y para la industria del turismo que proporciona la oportunidad de avistar castores. Estos beneficios no contrapesan los costos.


Opciones de Manejo

Remoción del territorio continental

Eliminar la población actual en el territorio continental es de la mayor prioridad y urgencia, ya sea como una estrategia independiente o como un primer paso en un intento de una erradicación más amplia. Un intento para lograr esto removiendo los castores de Península Brunswick e Isla Dawson, y crear zonas de contención en Isla Grande, espera ser implementada por el Estado chileno a través de un proyecto por los próximos 3 años (2007– 2009). El presupuesto disponible para este proyecto es de US$2,18 millones. Este proyecto es independiente del actual plan erradicación, pero consideramos las implicancias del proyecto chileno para un manejo más amplio de castores en Tierra del Fuego. Esto incluye breves comentarios sobre los riesgos del actual establecimiento del castor en el territorio continental, y sobre el manejo de zonas de contención en las islas adyacentes.
Algunos avances recientes en otras operaciones de erradicación de plagas sobre prácticas de búsqueda y detección que permiten a los encargados medir la probabilidad de que la falta de detección significa la ausencia de animales, tanto para ésta estrategia de remoción como para cualquier intento más amplio de erradicación. Cómo el proyecto en curso en Chile podría ser usado para capacitar y aprender y cómo podría evolucionar hacia un intento de erradicación en toda el área de Tierra del Fuego.

Erradicación en Tierra del Fuego

La erradicación de todos los castores de América del Sur es posible, pero difícil, debido a varios factores que deberán ser resueltos cuando se desarrolle un plan operacional del proyecto. Los principales temas a considerar son:
(a) Avance en el proyecto chileno para remover a los castores de Península Brunswick e Isla Dawson .
(b) Será necesario un compromiso de al menos 9 años, comenzando el 2008, para lograr la erradicación. Estimamos que la primera fase de planificación y desarrollo de la infraestructura de erradicación tomaría 2 años, dependiendo de las lecciones del punto (a) anterior. La segunda fase para cubrir toda el área de Tierra del Fuego, zona por zona, para reducir las poblaciones de castores a casi cero (y declarar
provisoriamente la erradicación) tomaría 5 años. Una tercera fase de vigilancia activa para confirmar esto o para encontrar y matar sobrevivientes tomaría otro período de tiempo, hasta aproximadamente el año 2016 dependiendo de los resultados y del nivel de riesgo que los encargados están preparados para tomar. La vigilancia pasiva y ad hoc continuaría operando. El costo estimado para la segunda fase supera los US$33 millones.
(c) Se requerirá una gobernanza enfocada fundamentalmente en metas, así como una estructura de administración de proyecto que permita evacuar los productos binacionales requeridos para lograr la erradicación. Estimamos que se requerirá de un personal en terreno de aproximadamente 60 personas, un personal operacional y de administración de proyecto de 8 personas, además de personal contratado para servicios técnicos, tales como helicópteros.
(d) Técnicamente, se deberá desarrollar la capacidad para garantizar el eficiente retiro del 100% de los castores de cada colonia. El retiro a esta escala es completamente factible y las técnicas para hacerlo son ampliamente conocidas en otros lugares, tanto como en el control a pequeña escala que se hace en Chile y Argentina. Esto requerirá acceso a todas las herramientas disponibles, herramientas legales de control (incluyendo trampas de cepo cuyo uso esta actualmente restringido por regulaciones de la Unión Europea para extracción de pieles – con implicaciones para la actual industria de extracción peletera en Tierra del Fuego), y un cambio en todos los niveles de manejo desde un enfoque de “extracción” o “control” a uno de erradicación. Este último cambio es un requerimiento común en otras erradicaciones a gran escala. No es el número de animales muertos lo que cuenta, sino el número de animales que quedan!
(e) La habilidad para aumentar desde esta escala de remoción colonia a colonia, hasta cuencas completas, zonas de manejo más grandes, e islas completas. Esta habilidad de aumentar la escala es también factible, pero conlleva muchas incertidumbres y riesgos que se deben manejar. Estos incluyen actualmente desconocidos costos y esfuerzo
para:
- Detectar y matar castores a bajas densidades, es decir, animales que queden después del control inicial, o inmigrantes que retornan a áreas supuestamente
libres de castores, o castores al borde de áreas liberadas.
- Manejo de riesgos no planificados y la detección de estos riesgos.
- Asegurar acceso a tierras de todo tipo de tenencia.
- Asegurarse que el riesgo de introducciones deliberadas a áreas nuevas o despejadas es nulo.
Este informe se explaya sobre algunos de estos problemas, pero su resolución generalmente requerirá una consideración más detallada al momento de tomar decisiones sobre estructuras
de administración del proyecto, al desarrollarse planes operacionales (e.g. los costos), o mediante manejo adaptativo durante las operaciones.
Control sostenido
Si la erradicación no es posible, los castores podrían ser manejados a perpetuidad mediante una estrategia de control sostenido. Esto requiere un primer esfuerzo de control para reducir la población de castores a alguna baja densidad (o incluso a cero en el sitio objetivo) seguido de un control de mantención periódico para mantener una baja densidad de castores a la cual sean tolerables sus impactos. Entender las relaciones entre las densidades de castores y sus impactos es esencial para determinar qué densidades son ‘tolerables’, y se deben conocer las tasas de recuperación de las poblaciones controladas para determinar la frecuencia en que se aplicará el control de mantención.
Los costos permanentes de un control sostenido generalmente significan que esta estrategia sólo se puede conducir de manera efectiva en áreas limitadas. La selección de estas áreas depende de los elementos de conservación a proteger o del daño económico que se está causando, es decir, los encargados deben fijar prioridades.
Si la erradicación no es posible, la estrategia de remover los castores del territorio continental se vuelve una opción de control sostenido. El objetivo es densidad cero con control permanente para manejar inmigrantes.

Explotación comercial

La explotación comercial del castor y otros animales peleteros en Tierra del Fuego puede ser vista como un fin en sí misma con una extracción sostenida desde poblaciones de castor mantenidas para tal propósito, o como una herramienta de control integrada a una estrategia de control sostenido. En sí misma, la explotación comercial del castor no ha sido una efectiva herramienta de control en Tierra del Fuego, en parte porque el esfuerzo se restringe a áreas cercanas a caminos, aún cuando en estos lugares la explotación puede aliviar algunos de los problemas que causan los castores a la infraestructura caminera.
Integrar la extracción comercial con una estrategia de erradicación es polémico. El éxito de la erradicación pondría fin a la extracción comercial y no es económicamente racional para los extractores gastar el esfuerzo no rentable requerido para matar los últimos castores en un área.

Otras Consideraciones

El castor no es la única plaga invasora presente en Tierra del Fuego y el control de estos animales y malezas debiera considerarse como consecuencia de cualquier manejo a gran escala del castor. Se debiera retener y utilizar la importante capacidad en manejo y experiencia en terreno desarrollada en cualquier intento de erradicar el castor para manejar otras amenazas en Tierra del Fuego.
La remoción del castor de Tierra del Fuego puede que por sí misma no restaure completamente los ecosistemas dañados, ya sea producto de las acciones de otros animales exóticos, tales como ganado y caballos, o debido a la incapacidad de las especies forestales para regenerarse en los hábitats modificados. Los encargados debieran aprovechar la oportunidad de toda operación de manejo del castor para planificar metas de restauración ecosistémica más amplias.

Conclusiones Principales
La erradicación del castor de Tierra del Fuego se justifica tanto para garantizar que los castores no se dispersarán en el territorio continental de Sudamérica, y debido al daño que causan a la biodiversidad y a los recursos de la industria forestal, agricultura, pesca e infraestructura, dentro de su actual rango.
La erradicación del castor es factible en Tierra del Fuego siempre que se disponga de todas las herramientas legales que garanticen el completo retiro en cada “unidad de manejo” – la colonia individual de castores - y que Chile y Argentina puedan desarrollar un adecuada estructura de administración de proyecto que aplique estas herramientas a la gran escala requerida, dentro de un marco temporal en el cual las agencias de financiamiento aceptarán y se comprometerán. Algunos riesgos para el fracaso, tales como la capacidad para acceder a los castores en tierras de todo tipo de tenencia, deben resolverse antes de intentar la erradicación. Otros riesgos de fracaso, tales como la habilidad para manejar re-invasiones en áreas liberadas de castores, tendrán que ser sometidos a pruebas a medida que avancen las operaciones.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada